La Granja Festival celebró su primera edición con un balance muy positivo

1
278

El pasado sábado 11 de junio tuvo lugar el debut de La Granja Rock, Folk & Country Music Festival 2011 con las actuaciones de Holywater, Los Marañones, Sugar Mountain, Mañana y la banda manchega The Lazy Jeans, seduciendo a las más de trescientas personas que acudieron al Auditorio Municipal de Daimiel, Ciudad Real.

El evento musical se perfilaba a priori como una novedosa alternativa económica que acercara diferentes estilos musicales como el folk, el country y el rock & roll a un público mayoritario. El resultado final no pudo ser más positivo con más de trescientos asistentes que disfrutaron de buenos ritmos, una organización impecable, diferentes servicios de bebida, muy buen tiempo y un puesto montado por Guitarras Eastwood donde se podían probar sus diferentes modelos de amplificadores y guitarras eléctricas. Todo ello enmarcado en el Auditorio Municipal de Daimiel, un recinto al aire libre cómodo y espacioso que sin lugar a dudas fue la joya de la corona.

La organización del evento, la Asociación Cultural La Casa con Ruedas, ha destacado el “balance satisfactorio y más que positivo de la experiencia y de su resultado que garantiza más años de La Granja Festival en Daimiel”. Y ello en una primera edición que inició el grupo local The Lazy Jeans a las nueve de la noche del pasado sábado, para presentar Pequeño toro, su primer EP editado este mismo año con canciones folk & country-rock de raíces americanas. Fueron ellos los que calentaron motores en el anochecer daimieleño mientras iba llegando un público joven y ávido de música con calidad.

Poco después salía al escenario la banda sevillana Mañana, para presentar su álbum debut A ver quién llega al fin, editado el pasado año y con el que acabaron por conquistar definitivamente al personal, además de obsequiarles con algunos temas inéditos que estrenaron en esta ocasión. Sus canciones envenenan con melodramas de tinte folk en castellano, que se maridan a la perfección con un estilo clásico de hacer pop-rock de primera calidad y unas letras brillantes que consiguen atrapar al más pintado.

Las transiciones entre cada actuación fueron muy livianas, lo cual hizo que el gentío disfrutara del macro concierto sin las eternas esperas de otros eventos similares. Con la noche cerrada y una temperatura ambiental muy adecuada pisaron las tablas Sugar Mountain para desplegar su potencial sonoro, pulverizado de composiciones indie-rock con un puntito folk muy característico y cada día más personal, en las que se pueden adivinar influencias a Neil Young, The Rolling Stones o The Band. Esta agrupación de Pontevedra se lanzó a presentar su tercer trabajo discográfico, Love unique, pero también desgranaron algunos temas de sus anteriores discos con la voz cada vez más asentada de Gonzalo Arca tras la marcha de su anterior cantante.

Pasada la media noche se presentaron Los Marañones, el grupo más veterano que componía el cartel de La Granja Festival 2011. Los murcianos llevan más de veinte años en la carretera, por lo que su experiencia resultó determinante a la hora de conectar con los asistentes sin muchos preámbulos, y el graderío se lo agradeció en numerosas ocasiones. Su actuación se trufó de temas extraídos de su nuevo disco Tipos raros, pero también de canciones míticas y ya clásicas en su repertorio que absorbe de infinidad de influjos como el pop psicodélico, el rock & roll de armonías atípicas o el vodevil. Consiguieron transmitir a la perfección su universo personal relleno de vitalismo y evocación, de dinamismo y sensibilidad.

Al finalizar el concierto de Los Marañones se sorteó entre todos los asistentes al festival una guitarra eléctrica Eastwood Stormbird GoldTop valorada en 400 euros. La ganadora fue María Vázquez de Ágredos, y todo ello gracias a Eden Roc Distributions, importador en España de Guitarras Eastwood, patrocinador oficial del evento.

Tras la emoción y la alegría de la afortunada en plena madrugada manchega, le tocaba cerrar la atractiva velada musical que ofreció La Granja Festival el pasado sábado a los gallegos Holywater. Sin contemplaciones pusieron en marcha una maquinaria de guitarras potentes al más puro estilo de bandas como Pearl Jam o The Posies, para esculpir un directo furioso e intenso, a veces sosegado, en el que presentaron su último disco titulado The path to follow. Gustaron y mucho a un personal que se recreó en sus melodías épicas y enérgicas, ejecutando un rock poco convencional que ahonda en los sentimientos ahora que también han conquistado lindes más asentadas.

A las tres de la madrugada terminó su actuación Holywater, y con ellos finalizaba la primera edición de La Granja Rock, Folk & Country Music Festival en un ambiente de fiesta integral. Toda una muestra de buen hacer e ilusión que elogia a la organización de este joven festival, que le ha servido para convencer a las instituciones de Daimiel y garantizar así su continuidad durante próximas ediciones. Esperamos verles el próximo año con más ganas que nunca.

Crónica: Óliver Yuste.
Fotografías: G-Sus.

1 Comentario

Dejar respuesta