La genialidad de la Compañía Nacional de Danza 2

0
320

La CND2 arranca en 1999 como uno de los proyectos más gratificantes de Nacho Duato. Con la compañía principal ya afianzada, surge esta nueva ilusión con Tony Fabre a la cabeza. Con el objetivo de formar bailarines para la vida profesional y un repertorio compuesto en su mayoría por Duato, se han ido incorporando las nuevas tendencias de la mano de jóvenes y prometedores coreógrafos. Compuesto por un total de 68 bailarines de todas las nacionalidades, ha llegado al Teatro de Madrid para sorprendernos y deleitarnos en un trabajo vanguardista y sublime.

El espectáculo se estructura en cuatro coreografías. La primera titulada “Duende” está coreografiada por Nacho Duato. Y, basada en la música de Debussy, nos muestra la parte más clásica y técnica del ballet. Es una obra escultural y llena de formas y figuras con una perfección absoluta. Después, pasamos a la segunda pieza titulada como “Cor perdut” y basada en la música de María del Mar Bonet. Coreografiada también por Nacho Duato y únicamente con dos bailarines en escena nos enseña la parte más pasional del alma, corta pero intensa. Prosigue la escena con “Érase una vez….” creada por Yoko Taira que recrea un mundo de sueños sobre una base musical japonesa. Es la parte más imaginativa. Y, como plato final, “Kol Nidre”, de Nacho Duato, que es una reflexión dramática y profunda sobre los niños de la guerra.

Perfecto y emocionante es el nuevo espectáculo de la compañía que mezcla clasicismo y vanguardia. Un derroche de imaginación y fantasía con una base técnica impoluta. Llena de figuras totalmente simétricas y espectaculares, dibujan una apasionante historia los jóvenes y prometedores bailarines, derrochando una energía y una profesionalidad dignos de cualquier maestro. En definitiva, altamente recomendable.

Fuentes del texto:
Dossier de la función
Fuentes de imágenes:
Teatro de Madrid (http://www.teatromadrid.com/index_teatro.php)

Dejar respuesta