La fusión de Antena 3 y La Sexta pone en peligro el pluralismo televisivo

1
259

Se acabó lo que se daba: Antena 3 y La Sexta anunciaron hace pocas semanas la fusión de ambas compañías, segunda unión de estas caracteristicas que tiene lugar en España tras la que protagonizaron Telecinco y Cuatro en octubre de 2010. Esta situación, qué duda cabe, agravará aún más la delicada situación de la libre competencia televisiva.

En diciembre de 2009, Antena 3 y La Sexta anunciaron sus planes de fusión, los cuales no llegaron a fructificar debido a las diferencias de opinión entre las dos cadenas. Sin embargo, la unión de Telecinco y Cuatro obligó a retomar los planes a las cadenas de Planeta y Mediapro, incapaces de competir en solitario contra el conglomerado del Grupo Mediaset, formado por Telecinco, Cuatro, Factoría de Ficción, Divinity, Boing y La Siete.

Tras llegar a un acuerdo satisfactorio para ambas partes, Antena 3 se quedará con el 86 por ciento de las acciones de la nueva compañía resultante, mientras que a La Sexta le corresponderá el 14 por ciento restante. Nace así el nuevo Grupo Antena 3, integrado por Antena 3, La Sexta, Neox, Nova, Nitro, La Sexta2, La Sexta3 y GolTV, esta última en emisión codificada.

El enlace no será como el de Telecinco y Cuatro, en el que no se respetó la personalidad de esta última cadena, lo que ha generado una gran pérdida de audiencia en sus programas. La fusión de Antena 3 y La Sexta, en principio, sí que permitirá seguir a las cadenas con su programación y características propias.

La audiencia estaría bastante igualada en ambos grupos, ya que Telecinco cuenta en su programación con los ‘realities’ y los programas del corazón, mientras que Antena 3 podría apoderarse del fútbol en abierto y de la Fórmula 1, acontecimientos deportivos de gran audiencia y que, hasta la fecha, se encontraban en poder de La  Sexta.

Esta unión agravará más aún la situación de libre competencia que viven actualmente las cadenas de televisión en España, ya que el Grupo Mediaset y el Grupo Antena 3 controlarán el 52 por ciento de la audiencia y más del 85 por ciento de la tarta publicitaria -una de sus principales fuentes de ingresos-. La imposibilidad de las cadenas pequeñas de competir contra las grandes empresas podría derivar en una situación sin pluralismo, de duopolio televisivo.

La fusión no culminará hasta 2012, cuando la Comisión Nacional de la Competencia dé su visto bueno y compruebe si el resto de cadenas podrían seguir en el mercado sin resultar ahogadas por estos dos gigantes. Además, también supondrá el fracaso del intento por acabar con la monopolización del mercado por parte de las televisiones privadas: José Luis Rodríguez Zapatero modificó la Ley Audiovisual y suprimió la publicidad del ente público RTVE, pero estas medidas no han sido suficientes para acabar con la desigualdad entre televisiones públicas y privadas, ya que éstas últimas siguen acaparando la mayoría del mercado y de la publicidad.

Fotografía: Gettyimages

1 Comentario

  1. Aaaaaaaarg, no me digas etoosoo… va a empezar ya y yo me quedé colgadísimo en la 4ª.Me voy a tener que poner las pilas a la de ya pero yo las quería ver en versión original y en buena calidad y no hay forma de encontrarlas.¿Alguien sabe dónde hay un buen enlace?

Dejar respuesta