La fugacidad relevante: vidas en una sociedad líquida

0
228

Periodista, apasionado del social media, miembro de la Generación Y, chileno. Si este es tu perfil (o reúnes algunas de estas características), va a gustarte el primer libro de Nicolás Copano. Y si simplemente eres un curioso fascinado por la vertiginosa transformación que ha sufrido el modo de comunicarnos con la irrupción de la hiperconectividad, tampoco vas a arrepentirte de leerlo.

Movimiento Social Media, editado por Planeta Chile, es el primer ensayo de Nicolás Copano, un joven profesional que encontró su hueco en la televisión de un modo muy precoz: su trayectoria en la pequeña pantalla se remonta hasta 2004, año en que empezó a colaborar con diversos medios.

copanoCon un estilo claro y cercano, la obra pretende abordar los aspectos más importantes de la sociedad actual, en la cual el peso de la tecnología al servicio de la comunicación es incuestionable. Abducidos por el orwelliano Facebook o la brevedad de los 140 caracteres de Twitter que retroalimentan constantemente un tejido social ávido de actualidad –pero para el cual el verdadero sentido de información parece haberse desdibujado-, casi despojados de privacidad pero hipnotizados por los share buttons, deseosos de estar hiperconectados para no perdernos nada de lo que pasa en el mundo –en la era del Whatsapp es imperdonable estar no disponible-, una buena mayoría de nosotros hemos dado ya hace tiempo el salto a una vida 2.0 no exenta de características únicas y susceptible de ser analizada desde una óptica sociológica, histórica o incluso psicológica.

Bienvenidos a la fugacidad relevante: un concepto que Copano subraya en estas páginas para describir la tambaleante y progresiva extinción de los relatos tradicionales, como los mitos y las ideologías, y el surgimiento de los pequeños relatos circunstanciales y efímeros, como hacer check-in en Foursquare o tuitear el gol del derbi que estás viendo. A través de una mirada fresca, Movimiento Social Media reflexiona sobre la tiranía de las leyes que rigen las audiencias de internet y compara a los nativos digitales con los que conocimos los Nokia ladrillo y aun nos carteábamos con amigos lejanos. Ser adolescente en la década pasada significaba bajarse música pirateada en mala calidad –e imbuidos de un presagio inquietante- para compilar CD’s, tener que esperar hasta la noche para no ocupar la línea telefónica y conectarse a internet a una velocidad prehistórica y quedar con los amigos previa llamada a sus respectivas casas -el móvil vendría después, y ni hablar de smartphones-. Estas condiciones son casi inimaginables para los púberes actuales, que whatsappean y disfrutan de Netflix, bucean en foros, corrigen a sus profesores en tiempo real mientras buscan información en Google y leen las respuestas copiapegadas –los tiempos modernos son así; no tenemos tiempo para elaborar, contextualizar, profundizar- a sus inquietudes en Yahoo! Answers con una destreza pasmosa.

El antes y el ahora en cuanto a la comunicación es, pues, uno de los ejes principales del libro. A lo largo de seis capítulos, dedicados a diferentes dimensiones de esta sociedad líquida que ya preconizaba Bauman en sus ensayos, Copano pasa de los memes y el linchamiento virtual a la forma de consumir productos audiovisuales, del relato en torno a la fogata de nuestros ancestros al imperio de la televisión, del hacktivismo a la viralización. En resumen, un interesante apunte sobre el imparable magnetismo y la efectividad revolucionaria de la comunicación 2.0

 

La portada es una viñeta de Delize.

Dejar respuesta