La final de la Champions League: un premio a la continuidad en el fútbol

0
354

Dos años después de la final de Roma, el Barcelona y el Manchester United vuelven a verse las caras, siendo que muchas de ellas serán las mismas que en 2009, pero en esta ocasión el equipo inglés contará con el apoyo psicológico de jugar en su país.

El fútbol, como deporte colectivo que es, exige que todas las piezas de un equipo estén engranadas para que el mismo pueda obtener buenos resultados. Pero en este deporte esta integración no ocurre de la noche a la mañana, ya que hace falta disponer de un conjunto de buenos jugadores, un entrenador que tenga la capacidad de unir y sacar lo mejor de este equipo y, por ultimo pero no menos importante, un determinado periodo de tiempo para que la maquina empiece a funcionar correctamente.

En un deporte donde las cifras son cada vez más grandes, lo que antes era una cuestión deportiva hoy se ha convertido en una cuestión empresarial, donde los beneficios a corto plazo son lo que realmente importa. De esta forma, el proceso de engranaje queda muy comprometido, y muchas veces los propietarios de los equipos esperan resultados óptimos en muy poco tiempo, y no siempre con los mejores medios. Esta situación infelizmente se ha convertido en algo habitual en el fútbol mundial, provocando frecuentes mudanzas en los banquillos de muchos equipos en lo que se refiere a los entrenadores, a veces incluso más de una vez por temporada, ya que es mucho más fácil culpar a uno que a 25.

En la actual edición de la Champions League el Barcelona tiene en su banquillo a un entrenador que está en ese mismo lugar desde junio de 2008, es decir, hace casi tres años que el equipo catalán mantiene la misma filosofía de juego, una combinación muy poderosa si sumada a la calidad de la plantilla del Barça. En el otro lado se encuentra una de las cosas más impresionantes y admirables de la historia del fútbol: que el escocés Sir Alex Ferguson esté al frente del Manchester United desde el día seis de noviembre de 1986, es decir, casi un cuarto de siglo. Hay jugadores en el actual primer equipo de los red devils, como son Anderson, Javier Hernández o Jonathan Evans, que aun no habían nacido cuando Sir Alex ya ocupaba el banquillo de los locales en Old Trafford.

Como forma de comparación, la alineación del Barcelona campeón en Roma fue: Valdés; Sylvinho, Piqué, Touré, Puyol; Xavi, Iniesta, Busquets; Henry, Messi y Eto’o. Para el partido en Wembley la probable alineación será: Valdés; Puyol, Piqué, Mascherano, Alves; Xavi, Iniesta, Busquets; Pedro, Messi y Villa. En este caso los únicos cambios serían la entrada de Daniel Alves en la lateral derecha, recordando que en la final de 2009 el jugador brasileño, así como Abidal, estaba suspenso, la sustitución de Touré por Mascherano y el cambio de Puyol desde la banda derecha hacia la izquierda, en detrimento de Sylvinho. En el ataque salen los negociados Eto’o y Henry para que ocupen sus lugares Pedro y Villa. En síntesis, son cuatro el número de incorporaciones en relación a dos años atrás, demostrando que la continuidad es una característica del conjunto de Guardiola.

El Manchester United probablemente contará con aun menos cambios que el Barcelona, ya que en 2009 su equipo estaba formado por: Van der Sar; Evra, Ferdinand, Vidic, O’Shea; Carrick, Anderson, Giggs; Park, Rooney y Ronaldo. Para la nueva cita europea los diablos rojos posiblemente vendrán con: Van der Sar; Evra, Ferdinand, Vidic, O’Shea; Carrick, Giggs, Park, Nani; Rooney y Chicharito Hernández. Los cambios en el once serían apenas dos: la salida de Ronaldo y de Anderson para las incorporaciones de Nani y de Chicharito, cambiando el esquema táctico de un 4-3-3 a un 4-4-2, con las posibles variaciones del ecuatoriano Valencia en el lugar de Nani o del lateral Fábio en la posición de O’Shea.

Fuentes del texto:
Soccerway: http://www.soccerway.com
Fuentes de las imágenes:
http://blog.cocacola.es/tag/champions+league
http://www.futbolsapiens.com/
http://fcbarcelona.betfair.es/

Dejar respuesta