La FAPE rechaza la imposición de bloques electorales en los medios de comunicación

0
111

Con las elecciones europeas tan próximas, la Federación de Asociaciones de la Prensa Española reabre el debate sobre los bloques electorales. ¿Deben ser los medios de comunicación utilizados como soportes de propaganda? ¿La imposición de la emisión de estos espacios anula el trabajo de los periodistas? Son algunas de las preguntas que se ha planteado la FAPE.

Fuente El economista. elecciones europeasEl artículo 66.2 de la Ley Electoral, de 28 de enero de 2011, obliga a las emisoras de titularidad privada a emitir los bloques electorales. El criterio que sigue este artículo es el de representación política y no tiene en cuenta el contenido ni el interés de la información para los ciudadanos. Así, la FAPE denuncia la utilización de espacios en las cadenas privadas como instrumentos de propaganda.

Además, la Federación recoge dos aspectos que afectan a la profesión periodística. Por un lado, si un periodista se ve obligado a emitir una información tal y como se la entregan los partidos políticos, no puede considerar si tiene peso informativo; la política interfiere en la capacidad de decisión y selección de los periodistas. Por otro lado, la información dedicada a cada partido se cronometra según representación, pero… ¿acaso un partido desconocido que haga méritos no debe tener más minutos que un gran partido que no ofrezca novedades?

La FAPE considera que estos aspectos son “tremendamente injustos contra los periodistas” y advierte del riesgo de no dar voz a todas las formaciones políticas por el mero hecho de carecer de representación. Por ello, pide “al Gobierno y al Parlamento que revisen esta legislación por considerarla inconstitucional”. La legislación deberá garantizar “el pluralismo y la neutralidad informativa” en todos los medios de comunicación, tanto de titularidad pública como privada.

No es la primera vez que la Federación denuncia que este intento interesado de convertir la información libre en un altavoz de mensajes políticos constituye un grave atropello profesional al entender que se trata de anular a los periodistas. En 2011 se llevaron a cabo unas negociaciones con el fin de suprimir los bloques electorales y la FAPE y la APM (Asociación de Prensa de Madrid) plantearon la inconstitucionalidad de dichos espacios. Sin embargo, la situación creada con la reforma de la Ley Electoral no ha sido cambiada.

La convocatoria de ruedas de prensa sin preguntas, la distribución de imágenes y declaraciones enlatadas, las restricciones de acceso a los mítines de campaña y la obligación de conectar con la señal oficial de un partido político son otras cuestiones denunciadas por la FAPE que limitan la libertad de prensa y el derecho a la información.

Fotografía: El Economista

Dejar respuesta