La fantasía de Renée Ahdieh llega al Japón feudal

0
472

Nocturna publica un nuevo título de su colección de Literatura Mágica: La llama en la niebla. Útima obra de Renée Ahdieh, autora de la bilogía de La ira y el amanecer —próximamente llevada al cine—. El Japón feudal envuelve la trama y a los personajes con una maestría que hace que el lector sea vea transportado a un mundo cargado de sugestión, encanto y embrujo. La llama en la niebla es el comienzo brillante de una saga que promete un gran desenlace.

Mariko tiene la vida planificada: ha sido comprometida con el hijo mayor del Emperador. Durante su viaje a la ciudad de Inako, para reunirse con su consorte, un clan de mercenarios atacan su comitiva. La trifulca tiene como fin que la joven se convierte en la única superviviente. A partir de este momento, su vida dará un giro de 180 grados. La personalidad de la chica, curiosa e inteligente comenzará a mostrarse en el largo camino que emprenderá para descubrir quién la quería muerta y con qué propósito. Kenshin es el hermano gemelo de Mariko, y ambos pertenecen al clan Hattori, liderado por su padre. El Dragón de Kai emprenderá la búsqueda de su hermana. Venganza, traición, superación personal, secretos y amor son los sazonadores de esta historia plástica e inolvidable.

Un ritmo calculado, que desvela a cuenta gotas —en los momentos más adecuados— los secretos de la trama, se constituirá como uno de los pilares maestros de la obra de Ahdieh. La contextualización del país Nipón imprimirá exotismo, misticismo y magia a una sociedad de honor envuelta en mitología autóctona y demonios propios, como los yôkai. Mariko se desenvuelve en un mundo de hombres y para ello la autora ha creado una mujer fuerte, cargada de sentido común e agudeza que recordará a otro personaje también asiático: Mulán. Las líneas entre el bien y el mal se diluyen, por lo que la escritora crea un juego vertiginoso de sombras y luces donde nada es lo que parece.

Esta novela se alza como una historia perfectamente tramada. Con un ritmo variable que mantiene al lector en tensión, cavilando sus propias teorías que darán la vuelta a medida que se avance con la lectura. Renée Ahdieh regresa con fuerza con esta primera parte adictiva de una bilogía que promete un gran desenlace. Un libro que te mantiene en vilo de principio a fin tanto por los personajes, a los cuales les coges un tremendo cariño, como por la historia. No debéis dejar pasar la oportunidad de leer La llama en la niebla. Apuntadlo en vuestra lista de lecturas pendientes.

Dejar respuesta