La esperanza de los enfermos de Mieloma

0
156

El cáncer hematológico conocido como “mieloma”, no tiene una curación total en la actualidad, pero centenares de investigadores y especialistas luchan día tras día por conseguirla y evitar así, que ésta se convierta en una patología crónica. En la actualidad, y gracias a las investigaciones pertinentes, existen nuevos tratamientos que alargan la vida de los enfermos que no respondían  a cuidados precedentes.

El mieloma es un tipo de cáncer de la médula ósea que se produce por una degeneración maligna de las células que se hallan en la médula. Dichas células, pueden producir anticuerpos que ayudan al cuerpo a combatir todo tipo de infecciones.Sin embargo, cuando existe un mieloma, las “células plasma” sólo producen un tipo específico de anticuerpos conocidos como “paraproteinas”, siendo su principal función, impedir la formación de anticuerpos normales, siendo la persona más propensa sufrir infecciones.

Con un mieloma múltiple, el ADN de las células plasmáticas se encuentra dañado, generando que dichas células se conviertan en cancerosas. Cuando esto sucede, se origina lo que comúnmente se conoce como cáncer, pero no se forma con un tumor como en los demás tipos, sino que se divide y extiende por todo la médula. Las personas que padecen este tipo de cáncer han de beber mucho líquido para que no se deshidraten y mantener una actividad renal óptima.

Las causas de aparición de un mieloma aún no están claras, pero se cree que la exposición a sustancias químicas como la radiación, pueden ser determinantes para la aparición de la enfermedad. Asimismo, una persona con un sistema inmunológico debilitado también se verá expuesta a las consecuencias de este tipo de cáncer.  

No está probado científicamente, pero los especialistas sostienen en sus teorías sobre esta patología, que ésta podría tener un origen hereditario   o de desarrollo familiar. Sin embargo, que haya miembros de una misma familia enfermos de mieloma puede deberse a que están expuestos a los mismos factores ambientales. Además, dado que este tipo de cáncer es mucho más común en edades avanzadas, se cree que la propensión aumenta según se avance hacia el envejecimiento.

Las diferentes investigaciones realizadas aseguran que el 65 por ciento de los enfermos padecen el tipo G -un tipo de inmunoglobulina con una estructura pesada-, pudiéndose combinar  con cualquier cadena ligera. El segundo tipo más frecuente es el mieloma de tipo A -cadena larga- capaz de combinarse con cualquier cadena ligera.

En España, esta enfermedad tiene una incidencia baja, sólo se diagnostican unos 2.000 casos nuevos cada año, pero aunque su repercusión no es elevada, es el segundo tipo de cáncer sanguíneo más frecuente después del Linfoma de Hodgkin. Además, tiene una de las tasas más bajas de supervivencia a largo plazo entre todos los tumores.

Sin embargo, los médicos e investigadores tienen sus esperanzas puestas en la “lenalidomida”, un fármaco que en el mercado lleva poco tiempo, para ralentizar el avance de la patología y favorecer el día a día de los pacientes. Asimismo, la esperanza de los pacientes y los especialistas reside además, en el descenso de pacientes y de fallecimientos por esta enfermedad.

Juan José Lahuerta, jefe del Servicio de Hematología del Hospital 12 de octubre, aseguró el pasado 7 de mayo en la presentación de “Mieloma España, espacio dedicado a los pacientes” de la Asociación Española de Afectados por Linfoma, Mieloma y Leucemia (AEAL), que el índice de supervivencia de los enfermos se ha duplicado, aunque advirtió de que de estas cifras podrían ser más optimistas si se practicase un diagnóstico precoz.

Además, nuestro país es pionero e importante en la lucha del mieloma múltiple, gracias a organizaciones como la AEAL, una asociación creada en 2002 por pacientes y voluntarios de la enfermedad, cuyos objetivos primordiales son los de informar sobre el problema, formar y apoyar a los afectados y a su círculo familiar. 

Imágenes: RIRP

Dejar respuesta