La Ensaladera se queda en la República Checa

0
91

El laborioso triunfo de Radek Stepanek sobre Nico Almagro dio la victoria en final de la Copa Davis a la República Checa, que sumada a la conseguida en 1980, la coloca como bicampeona de la Ensaladera. El equipo español termina como subcampeón en un año que ha estado marcado por la lesión de Rafa Nadal y la aparición de nuevos roles en el equipo.

Radek Stepanek y Tomas Berdych llevaron a cabo un ejercicio de esfuerzo encomiable. Foto: Paul Zimmer / Martin Sidorjak

“No hemos podido o no hemos sabido ganar” fueron las palabras del capitán del equipo español tras la derrota de Nico Almagro. Álex Corretja se mostró decepcionado pero orgulloso por el esfuerzo desplegado por el equipo en toda la eliminatoria y agradecido por el apoyo recibido desde España y de los aficionados que dieron colorido y apoyo al equipo en las gradas.

Almagro también se mostró triste pero dijo sentirse tranquilo, “porque lo hemos intentado todo y nos vamos con la cabeza alta. Son momentos difíciles pero no podemos reprocharnos nada. Hemos luchado hasta el último punto. Era un año difícil en el que pocos apostaban por nosotros. Stepanek ha jugado agresivo y no me he encontrado cómodo con la derecha. Él ha sido justo vencedor y poco más que decir. A mí me toca aprender para próximas ediciones”.

La final disputada en el O2 Arena de Praga estaba planteada bajo unas condiciones que favorecían al equipo anfitrión: pista rápida y cubierta; pero, aún así, el equipo español llegó decidido y plantó cara desde el principio apoyado por una numerosa afición española que no dejó en ningún momento de animar.

El primer partido de la eliminatoria no fue nada fácil de solventar para David Ferrer, que se tuvo que emplear a fondo durante casi tres horas para derrotar a Radek Stepanek por 6-3, 6-4 y 6-4 y dar a España el primer punto de la final.

En el segundo partido de la jornada, Almagro, a pesar de entregarse hasta el final, no pudo con un intenso Tomas Berdych, que se creció ante su público y realizó un partido sensacional. Tardó casi cuatro horas en vencer al tenista murciano por 6-3, 3-6, 6-3, 6-7 y 6-3. La eliminatoria quedaba empatada.

El mazazo para el equipo español llegó en la segunda jornada con el partido de dobles. Los recientemente proclamados como mejor pareja del año en la Copa de Maestros, Marcel Granollers y Marc López no pudieron con Berdych y Stepanek (una vez más el equipo checo prescindió del resto de tenistas del equipo y ambos jugadores lo disputaron todo). Por un 3-6, 7-5, 7-5 y 6-3 el tercer punto cayó del lado checo para colocarse 2-1 en la eliminatoria.

En el primer partido del domingo Ferrer volvió a demostrar que es, con permiso de los intratables Roger Federer y Novak Djokovic, el tenista más destacado de la temporada y puso tablas en la eliminatoria realizando un inteligente partido frente a la estrella local. Berdych no pudo frenar la ambición, la garra y la fe en su juego que demuestra el alicantino, que con un 6-2, 6-3 y 7-5, en casi dos horas y media de juego, dio un recital de buen tenis y consiguió empatar la final.

Al inicio del partido se produjo un acto emotivo cuando Ivan Lendl, actual entrenador de Andy Murray y que ganó en 1980 la Ensaladera,  recibió el Premio a la Excelencia en la Copa Davis.

Almagro tuvo que afrontar el duelo más complicado de la eliminatoria, ya que se enfrentaba a Stepanek en un todo o nada que se antojaba duro y muy complicado. El español no terminó de sentirse a gusto en todo el partido, y aunque seguía con vida tirando de orgullo, en ningún momento dio la sensación de poder con el rival. El primer set se lo adjudicó el checo por 6-4. El segundo estuvo muy igualado y aunque Almagro parecía recuperarse, en los momentos clave no pudo aguantar la fuerza y la concentración del rival y cedió el set por 7-6. El tercero significó la recuperación de Almagro, que mostró su mejor tenis y se adjudicó por 3-6 un juego que devolvía la esperanza a los españoles. Pero el cuarto set fue el resumen perfecto del partido: Stepanek dominando todas las fases del juego, aprovechándose del acierto en su saque, moviendo al español por toda la pista al ritmo que quería imponerle, marcándose golpes de gran nivel y haciendo gala de sus efectivos restos que terminaron por agotar a un Almagro que perdió el último set por un 6-3 que daba la victoria final a los checos.

Stepanek, héroe de la final número 100 de la Davis, se mostró caballeroso y nada más vencer en el “partido más importante de mi carrera” aprovechó para felicitar al equipo español y darle un deportivo abrazo a Almagro en un gesto que le honra y que engrandece su victoria. Y no se olvidó de una dedicatoria muy especial: “Todos ellos (Lendl, Kodes, Smid y Slozil) fueron mis ídolos de infancia, los hemos seguido con pasión y deseábamos este título por ellos y por nosotros también, pero ellos han sido nuestra inspiración”.

El equipo español debe pensar ya en la próxima edición de la Davis que les llevará hasta Canadá donde tendrán que luchar, de nuevo en otra pista rápida y cubierta, por lograr la ansiada sexta Ensaladera.              

 

Dejar respuesta