El doble atentado a la embajada iraní en Beirut mata a 23 personas

0
70

El agregado cultural iraní, Marzieh Afkham, se encuentra entre las víctimas mortales de la doble explosión causada por dos kamikazes que ya han sido identificados. Las muestras de ADN encontradas en el lugar de los hechos fueron fundamentales para conocer su identidad, comunicada oficialmente por el ejército libanés.

Bander de Irán9:40 de la mañana. La embajada iraní de Beirut se prepara para las negociaciones con Teherán sobre su programa nuclear del día siguiente. El barrio de mayoría chií en el que se sitúa parece tranquilo. Un hombre se acerca al edificio oficial por la calle. Explosión. Comienza el caos. Poco después un coche se aproxima. Explosión. El caos se incrementa con el pasar de los minutos. Las sirenas de las ambulancias comienzan a escucharse. Numerosos heridos. También hay muertos. El ministro libanés de Sanidad, Hasan Jalili, llega al lugar de los hechos para ver los avances. También lo hacen varios responsables del movimiento chií Amal. Y entonces se confirma: ha sido un atentado. La pregunta que surge entonces es quiénes son los culpables.

El Gobierno iraní es el primero en extender el ‘dedo acusador’. “El atentado terrorista es un acto inhumano y despiadado perpetrado por Israel y sus agentes del terror”, afirma la portavoz del Ministerio de Exteriores iraní, Marzieh Afkham. Las reacciones a dicha declaración no se hacen esperar. El presidente del Comité de Seguridad y Asuntos Exteriores del Parlamento israelí, Tzachi Hanegbi, niega cualquier implicación al diario The Jerusalem Post. Además añade que siempre se los culpa a ellos de todo lo que ocurre en Oriente Próximo. “Es gracioso que Irán que ha perpetuado el terrorismo en todo el mundo, ahora acuse a los demás”, sentencia.

Mientras el atentado se convierte en una nueva arma en la guerra entre Israel y el mundo árabe, se confirman las primeras cifras. 147 heridos. Varios agentes de la seguridad de la sede diplomática iraní se encuentran entre ellos. Por su parte, el número de fallecidos sigue aumentando. Los primeros datos señalan que hay más de veinte, pero será horas después cuando se conocerá la cantidad exacta. Veintitrés. Aunque algunos medios se inclinan más por el número par y señalan que son veinticuatro las víctimas mortales. Si el agregado cultural iraní, Ibrahim el Ansari, forma parte de esa trágica veintena es la duda reinante. Las primeras informaciones oficiales señalan que está herido de gravedad. Finalmente, tras mucha especulación, el embajador iraní, Ghanzafar Abadi, confirma su fallecimiento.

En medio de los trabajos de reconocimiento de las víctimas, llega la primera adjudicación de la autoría. Las Brigadas Abdulá Azzam, una filial de la organización terrorista Al Qaeda con base en Líbano, están detrás del doble atentado suicida. Así lo confirma en Twitter el líder espiritual del grupo, el jeque Sirajeddine Zuraiqat. Sin embargo, las investigaciones prosiguen, con un llamamiento por parte de la Unión Europea a una cooperación de todas las partes. La identificación días después de los dos kamikazes gracias a una prueba de ADN supondrá la confirmación de las declaraciones de Zuraiqat.

Muin Abu Dahr, un joven de 21 años originario de Saida, localidad de mayoría sunita al sur del Líbano era el primero de ellos. Horas después el ejército libanés confirmó la identidad del segundo suicida. Adnan Musa al Mohamed, un palestino del campo de refugiados de Ain el Helu, también al sur del país. Ambos eran seguidores del jeque salafista Ahmad Assir, conocido por sus ataques virulentos contra el grupo chiita libanés Hizbulá.

El atentado contra la embajada iraní es el primer ataque a intereses libaneses desde marzo de 2011, pero Hasan Nasralá, líder de Hizbulá, está convencido de que no será el último. “El objetivo era matarlos”, afirma refiriéndose al embajador iraní y a los diferentes responsables de Gobierno. Por su parte, las brigadas han amenazado con más ataques hasta que Irán retire sus fuerzas de Siria y sus prisioneros sean puestos en libertad de las cárceles libanesas.

Dejar respuesta