La educación pública en crisis

La Educación en España
La Educación en España

Situémonos en España en el año 2007. Observamos que la situación del país es de relativa estabilidad, el Servicio de Estudios Económicos del BBVA ofrecía por entonces  datos en los que los hogares españoles tenían una sólida posición patrimonial, las empresas gozaban de beneficios y el sector público poseía una situación financiera que contaba con un gran margen de actuación. La tasa de desempleo era del 6,4% de la población, menor que la media europea, que se situaba en un 6,6%.

En el 2007, la crisis ya había comenzado y España había cedido una gran cantidad de fondos públicos para rescatar a determinadas entidades financieras.  Los dirigentes del país confiaban en que España no sería un país golpeado por la crisis, de hecho el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, afirma en el momento que “no hay ningún riesgo de solvencia, la deuda pública está entre las más bajas de la eurozona, el coste de financiación sigue en mínimos históricos… Lo más duro de la crisis ha pasado y estamos en el proceso de estabilización para iniciar la recuperación”, sin embargo, nada más lejos de la realidad.

Vayamos ahora al año 2008. La situación de España ha cambiado en tal solo un año de una forma alarmante. El Índice de Producción Industrial baja un 15,1%, el desempleo alcanza la cifra de 3.129.000 parados, más de 700.000 familias sobreviven con todos sus miembros en paro o sin ocupación, el PIB español registra un crecimiento negativo, es decir, comienza un estado de recesión.

Esta crisis ha afectado a numerosos ámbitos, empezando con la quiebra de muchas empresas de construcción, principal pilar económico de nuestro país, que vieron como se reducían sus ventas en un 72%, el desempleo que cuenta con más de seis millones de personas en la cola del INEM, desahuciados que han tenido que lidiar con una ley que obligaba a seguir pagando una casa que ya no tenían, la privatización de la sanidad o las reformas de educación.

En lo que se refiere a educación hay que reconocer que nunca hemos sido los más aplicados de la clase, ya que mientras que la media de inversión de los 15 países más desarrollados de Europa se sitúa en un 5,5% del PIB, la media española se queda muy atrás con un 4,3%, porcentaje que en la capital apenas alcanza el 2,5% de su riqueza interior. Estos datos que dejan en evidencia a nuestros líderes en el terreno de la educación, han intentado inflarse recurriendo a multitud de reformas educativas, reformas que han sido a lo largo de la historia motivo de controversia, y que han dado lugar a manifestaciones, nuevos movimientos y malestar social, teniendo como ejemplo la última ley WERT que ha obsequiado a la educación pública, buscando la salida de la crisis, con un recorte de 1.200 millones de euros, a los que se les suma los casi 2.000 millones sustraídos a la investigación. La educación pública, un punto muy positivo con el que contábamos y que se alzaba como un referente de la famosa “Marca España”, está hoy en día en peligro de extinción y afecta al colectivo más joven, del que depende el futuro del país, y que se están viendo obligados a marcharse fuera para no resignarse a estar cualquier día en la cola del paro.

Con motivo de analizar esta situación, centrándonos en qué han consistido estos cambios y sus consecuencias, expondremos un análisis de la educación española acompañado de entrevistas a profesores y alumnos.

Esto es lo que se ha dicho en los medios de comunicación:

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=4yQ7-L1mPa0[/youtube]

Además, estas son las opiniones de algunos alumnos de la Universidad Pública. Con el fin de abarcar todos los puntos de vista posibles, acudimos a la Universidad CEU San Pablo, cuyos estudiantes se negaron a contestar estas preguntas.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=H7EBZgoFbhE[/youtube]

La educación nunca debe ser vista como un gasto, ya que siempre es una inversión para disfrutar de un futuro mejor el día de mañana, así pensaban genios como André Malraux, Albert Einstein o Derek C. Bok cuyos ideales respecto a la enseñanza, podían definirse con la siguiente frase: “Si invertir en educación es caro, prueben a invertir en ignorancia”.

Leyes de Educación desde 1970 >>

Dejar respuesta