La economía portuguesa mejora ligeramente

0
66

El pasado enero Portugal volvió a los mercados de deuda sin el respaldo de la Troika. Emitió obligaciones del tesoro con valor de 2500 millones de euros a cinco años recuperando así parte de su soberanía financiera.

El ministro de Finanzas, Vítor Gaspar. Foto cedida por fotopediaEste paso ha supuesto un alivio para Portugal que llevaba financiándose desde hace casi dos años con las remesas del préstamo de 78.000 millones de euros de la troika y de pequeños bonos emitidos a corto plazo. En un principio la emisión prevista era de 2000 millones al 4,8% a cinco años, pero pese a que la demanda se cifraba en 12.000 millones  finalmente se han colocado en el mercado 2500 millones de euros. El interés en la deuda lusa proviene principalmente de inversores internacionales. Analistas  y políticos portugueses han apuntado que esta emisión supone una mejora de la coyuntura económica. Además, ha permitido al ministro de Finanzas, Vítor Gaspar, conseguir que el Eurogrupo relaje la presión sobre Portugal. Por lo que se prolongarán  los plazos de vencimiento del macropréstamo de la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional).

Portugal, recibió el pasado mes de enero el sexto tramo de la aportación del Fondo Monetario Internacional (FMI) por valor de 838,8 millones de euros. Además se amplió en 4.000 millones, la cantidad prevista para el rescate del país, que pasará de 78.000 a 82.000 millones de euros. Por otra parte, según los datos preliminares del gobierno, Portugal cerró el ejercicio de 2012 con un déficit público inferior al 5%. Si este dato se confirma, significará que Portugal cumplió con los límites acordados por la Troika.

Bandera de Portugal. Imagen cedida por flickrSin embargo, pese a que la presión del rescate se ha suavizado, la situación social no parece haber mejorado en razón de este avance. Según asegura  el Comisario para los Derechos Humanos del Consejo de Europa, Nils Muiznieks, las medias de austeridad puestas en marcha para cumplir con las condiciones del rescate han afectado a los derechos humanos. A la vez, la cifra de paro supera el 16% y se estima que el porcentaje del PIB descenderá un 1,5% en 2013 sobre la caída del 3% en 2012.  Según el instituto Nacional de estadística portugués en 2012 el 24,4% de la población vivía con menos de  478 euros al mes (el salario mínimo legal en Portugal  es de 644 euros mensuales por 14 pagas). Además, el pasado  noviembre, el secretario de Estado de Enseñanza, João Casanova, aseguró en la Asamblea Nacional que en el país hay 10.000 niños a los que es necesario alimentar en la escuela porque en sus casas no hay los suficientes recursos. En la lucha contra estas cifras, algunos ayuntamientos locales como el de Elvas (de 10.000 habitantes, situada a 180 kilómetros al este de Lisboa) han puesto en marcha la distribución de alimentos entre las familias más golpeadas por la crisis.

Finalmente, mientras la macroeconomía portuguesa mejora ligeramente, por primera vez desde que pidió el rescate en 2011, emitiendo bonos a largo plazo, la población experimenta graves problemas de pobreza, hambre y desigualdad.

Dejar respuesta