La Diosa "Atenas", protectora de la ciudad

0
976

Todavía los historiadores no saben explicar si Atenas ha tomado su nombre de la Diosa Atenea, protectora de la ciudad, en su honor; o es posible que la diosa haya tomado el nombre de la ciudad. Este es el secreto mejor oculto, pero no el único. Ni una semana es suficiente para conocer todos los secretos de la capital griega. La Acrópolis, el Museo Arqueológico Nacional, los museos de música, de cerámica, los templos, los antiguos mercados, incluso su ejército que representa todo un espectáculo, son sólo parte de una infinidad de encantos que Atenas guarda celosamente en sus calles modernas.

No es muy difícil pasearse por la  historia griega que albergan las esquinas de Atenas, cuando se tiene la constante vista del Partenón, edificado durante la época de Pericles (499-429 a. C.). Atenas es el centro principal de la vida económica, cultural y política griega, donde se concentran dos tercios de la población griega. Pero su atractivo se encuentra en la historia. La historia de Atenas data de 3000 años atrás, es una de las ciudades habitadas más antiguas. Durante la época clásica de Grecia, fue una poderosa ciudad estado que tuvo un papel fundamental en el desarrollo de la democracia. También fue un centro cultural donde vivieron muchos de los grandes artistas, escritores y filósofos de la Antigüedad. A todo esto se unen los antiguos juegos olímpicos cargados de significados religiosos, culturales y deportivos, que se celebraban en honor a los dioses mayores.

La Acrópolis representa una verdadera aventura para los turistas, ya que se encuentra en una colina de 156 metros sobre el nivel de mar. Subir a esta altura a las tres horas de una tarde soleada de agosto es un verdadero reto. De todas formas, merece la pena ver las caras enrojecidas de los turistas, iluminadas por la majestuosidad del Partenón, que es el protagonista más fotografiado por todos los espectadores.  Allí, sobre el pico de este mundo ateniense es donde mejor se siente la esencia griega.

Agotados de este largo paseo por las antigüedades atenienses, es hora de experimentar los sabores griegos más destacados y solicitados. Como aperitivo- ouzo,  acompañado de sagnáki o galoyri (tipos de quesos)  y moussaká como plato principal, entre muchos otros.  De todas formas, no es de extrañar que los restaurantes se queden vacíos hasta después de las tres. Los  griegos no acuden a los restaurantes hasta muy tarde. Y eso sí, con mucha paciencia. Los griegos se caracterizan por su paciencia y el calma independientemente de la situación.  Así que antes de coger el avión con destino “Atenas” no olvidarse de dejar las prisas en casa.

Fuente de la imagen:
www.comercioexterior.ub.es

Dejar respuesta