La decadencia de la gran pantalla española

El cine es uno de los bienes culturales más valorados por la sociedad, y a pesar del incremento que ha sufrido en el precio sigue siendo la opción más barata. Las últimas modificaciones de las normativas de la industria del cine han desencadenado en una gran pérdida para la industria del cine en general. La legislatura del cine no se ha visto modificada desde el año 2007, momento en el que se aprobó el Proyecto de Ley de Cine.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=j4PYJq814uo[/youtube]

Ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert
Ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert

El proyecto de ley fue un proceso largo, laborioso y difícil que trajo consigo mucho debate entre los miembros del sector. Este ha hecho que los productores hayan visto reconocido que se delimite la figura del productor independiente, con sus derechos y obligaciones. Lo mismo que ocurre con los distribuidores independientes. Además, han logrado que la ley recoja medidas fiscales para atraer capitales ajenos al mundo audiovisual, para que inviertan en producción cinematográfica, bajo la figura del coproductor financiero, que podrá desgravar hasta un 18% de su inversión, un porcentaje igual al que se aplica a los productores audiovisuales. Además de un sustancioso aumento de la dotación del Fondo de Ayuda a la cinematografía, el proyecto de Ley amplía las funciones del Instituto de Cinematografía y Artes Audiovisuales, que pasa a convertirse en Agencia Estatal. Como medida de protección al cine español frente a la invasión del mercado español por el cine de Estados Unidos, el texto mantiene la cuota de pantalla, que exige la exhibición de un porcentaje de películas europeas, frente a las de terceros países. Algo que nunca han aceptado y siguen sin aceptar los exhibidores, que se consideran marginados en este proyecto de Ley al no derogar dicha cuota. Además, este sector está en contra de que el texto no recoja otras de sus peticiones: que la ley fije los plazos de explotación de las películas en las distintas ventanas. Y que no fije los precios que deben pagar los exhibidores a las grandes distribuidoras internacionales. La ley introduce una “cierta flexibilidad” en la cuota de pantalla, ya que la exhibición de películas se contabilizará por sesiones, y no por días, y se tendrá en cuenta el conjunto de las salas integradas en un mismo complejo.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=h2G0ZNtVHnQ[/youtube]

El marco legal de la industria del cine no se ha modificado desde ese proyecto, pero si se han producido controversias y debates en otros aspectos, sobre todo tras la subida del IVA de 8% al 21% complicando mucho más la situación del sector que ha sufrido pérdidas influenciadas sobre todo por la piratería, ya que la gente ya no acude tanto al cine al poder encontrar y disfrutar de las películas gratuitamente en su casa en el momento que desee, se trata de la piratería, un acto ilícito pero creciente.

Javier Ocaña, crítico de cine responde a nuestras preguntas sobre la producción cinematográfica española.

Tras esta tesitura las salas de exhibición son las que más están sufriendo, porque a todos los factores mencionados sumándoles la crisis financiera por la que está pasando el país, se traduce en una pérdida de espectadores lo que conlleva a que numerosas salas de cine sean forzadas a cerrar sus puertas o las pequeñas u tradicionales sales luchen y busquen alternativas para conseguir mantenerse a flote. 

El problema de la piratería >>>

Dejar respuesta