La cuna de la Navidad

0
167

¡Felices fiestas a todos!¿No lo saben? ¡Es navidad! Qué bonitas fechas, ¿verdad? Todo el mundo intenta hacer lo posible por evitar viejas rencillas, por llevarse bien, pasar por alto aquellas cosillas que, por unas razones u otras, nos han molestado pero…¡que leches! Claro que vamos a pasarlas por alto, ¡Es navidad!

Quizás por que son estas fechas, en el seno terrenal donde se originó el gran evento que dio lugar a la Navidad (recuerden, en esta festividad se conmemora el nacimiento de Jesús, el profeta, ya no se muy bien de qué religión, que encarnó a Dios) estén siguiendo esta premisa: intentar llevarse bien.

¿Será porque es Navidad? Tienen que dar una buena imagen al mundo en estos días… es la cuna del catolicismo. En estos días Israel y Palestina han abierto negociaciones para llevar a cabo uno de los muchos “alto al fuego” que dan oxígeno a este conflicto. A través del primer ministro israelí, Ehud Olmert, y el presidente de Palestina, Mahmud Abás, estos dos territorios están intentando suavizar el ambiente y mostrar que es posible, aunque sea por un tiempo y de forma superficial,  vivir algo similar a la paz.

¿Es por Navidad? Estas cosas de sentimiento navideño y buenas voluntades son muy bonitas. Supongo que solo se hacen en los sitios donde la gente vive realmente en paz y solo tiene que pensar en qué comprar para sus seres queridos. También se reserva un poco de esta felicidad efímera a películas que llenan las taquillas en estas fechas, tipo “El Grinch”, no sé.  En la cuna de la Navidad no hay sitio para “Feliz Navidad”, al menos no como la conocemos en Occidente. Estos días han sido y están siendo caóticos en Palestina. El país se encuentra en la cuerda floja: puede caer en la Guerra Civil o en algo parecido a un golpe de estado. Pero no aguantará más por mucho tiempo. No se puede, con un gobierno tan dividido. Por un lado, el presidente: Mahmud Abás, elegido democráticamente; representante del partido Al-Fatah, moderado y laico. Con ideas opuestas en cuanto a acción política, el primer ministro: Ismael Haniye, elegido democráticamente en las elecciones de enero de 2006; líder de Hamás, islámico y, por otro lado, radical.

 Abás aboga por “llevarse bien” con Occidente. Accede a ciertas exigencias de Estados Unidos, la Unión Europea e Israel. Y es lógico. Palestina se encuentra en una “asfixia económica” provocada por stos países “occidentales” desde el triunfo de Hamás en las pasadas elecciones de 2006. Por otro lado, Haniye se niega a cumplir con las exigencias que les imponen desde Estados Unidos, Israel, Unión Europea, Rusia y la ONU: renunciar a la violencia, reconocer a Israel y adherir a los existentes acuerdos internos entre el estado judío y la Organización para la Liberación de Palestina, la OLP.  Y también es lógico. Contrapone los ideales por lo que este partido lucha.

El peligro se encuentra en la línea que divide un enfrentamiento de ideas y un enfrentamiento por el cual los brazos armados de cada partido intenten atentar contra el líder opuesto. Y, como críos o, más bien, como políticos, se echan las culpas el uno al otro.

Ante esta tensa situación interna, ¿qué menos podría hacer Israel que llevarse bien con Palestina? Si ya por ellos mismos están a punto de la guerra… ¿Será porque a Israel le interesa hacerse un “lavado de cara” y mostrar a la Comunidad Internacional que hace todo lo posible por la paz? Puede que sea eso, aunque declare unos días después de su reunión con el presidente palestino que hará un alto al fuego, eso sí, pero continuará con “ataques puntuales”, o lo que es lo mismo, según fuentes de la inteligencia israelí: “operaciones militares destinadas a abortar los lanzamientos de cohetes contra Israel, bien cuando los milicianos se disponen a disparar o cuando se encaminan a lanzar un ataque”.

Un año más, y son ya tantos, la “Cuna de la Navidad” no  vive esta deformada festividad: no hay paz, solo tensión y desequilibrio. Y no se sabe cuando volverá a estallar algo ya anunciado.

Fuentes:
www.elpais.es
www.elnortedecastilla.com
www.adnmundo.com
www.europapress.es

Dejar respuesta