La crisis en la ¿Unión? Europea

0
245

La hoy conocida como Unión Europea nació en el año 1957 y estaba formada por Alemania, Francia, Italia, Holanda, Bélgica y Luxemburgo. Jean Monnet y Robert Schuman, padres fundadores, pensaron que hacer una unión económica alejaría la guerra y traería la paz. Cinco décadas después, somos 27 miembros, con todo lo bueno y malo que eso conlleva. Desde siempre, donde la UE ha cosechado más éxito ha sido en el terreno económico. Actualmente, la crisis, que se ha llevado por delante tantas cosas, pone a prueba los que hasta ahora se consideraban estables cimientos económicos europeos.

La Unión Europea, de la que España forma parte desde el año 1986, ha conseguido crear una “comunidad de democracia”, remodelando las sociedades desde dentro y apostando por los derechos humanos y la legalidad internacional. Con la integración, muchos países han pasado de la dictadura a la democracia. A medida que su fuerza ha ido aumentando, se ha convertido en un potente imán para sus vecinos: primero se avanzó hacia el sur, luego hacia el sureste y noreste, poco después al este y actualmente Turquía y Croacia trabajan para formar parte de la UE. La clave ha sido siempre conseguir que las personas se integren y que no estén obligadas a someterse.

Además, ha desarrollado a lo largo de décadas una potente fuerza económica basada en dos pilares: el tamaño conjunto de la economía y la calidad de vida que proporciona a los ciudadanos. Uno de los logros más importantes ha sido la puesta en marcha del euro, moneda única que comparten 15 países. Además, hay que destacar también la PAC (Política Agraria Común) que data de 1962.

Pero la crisis económica que vive el mundo entero y que se originó en EE.UU ha penetrado fuerte en cada uno de los países de la Unión Europea y ha hecho tambalear a los que hasta ahora se consideraban fuertes cimientos económicos europeos. De momento, ya se ha evidenciado (la verdad es que desde que llegó la crisis a Europa) que se ha optado por el característico nacionalismo que la UE pone en marcha cuando se tratan cuestiones políticas.

Los acuerdos políticos en su mayoría se han alcanzado siempre in extremis debido a ese nacionalismo que termina envolviendo cualquier negociación política. Al ser tantos países, se hace cada vez más difícil encontrar una fórmula equilibrada para tomar decisiones, produciéndose una lucha interna: países grandes vs. países pequeños.

Ese mismo nacionalismo lo estamos viendo cada día en los periódicos a la hora de intentar tomar decisiones conjuntas para afrontar una crisis que afecta más a unos países que a otros. Los principales líderes europeos intentan salvar a su país y cualquier decisión de Bruselas parece no ser bien recibida. Y es que, cuando los euros de uno mismo están en juego, las cosas se ponen más difíciles. Ahora, desde la Comisión Europea se ha decidido poner en marcha un fondo de casi 200.000 millones de euros donde cada país tendrá que aportar una suma importante de dinero. Alemania no lo ve con buenos ojos. No quiere poner más dinero. Tampoco quiere rebajar impuestos, como hace el británico Gordon Brown. Sarkozy presiona, como jefe de la Unión Europea que es, ya que quiere convertirse en el verdadero líder en un contexto como este. Conclusión, si la economía era el único punto fuerte de la UE y ahora es donde se fracasa, es importante replantearse muchas cosas en el seno de la Unión.

Ahora que la Eurozona cumple diez años sin serios problemas, la actual crisis se va a convertir en una auténtica prueba de fuego para muchos estados. Convendría saber que los países de la eurozona están sujetos a un Pacto de Estabilidad, que establece que ninguno de los quince miembros debería tener un déficit superior al 3%. En caso de alcanzarlo, desde Bruselas se abrirían expedientes y los países tendrían un plazo de dos años para corregir los desajustes presupuestarios. En España, Rodríguez Zapatero no descartó que se alcanzara el 4,2%. De momento, no hay que alarmarse ya que la Comisión Europea será flexible por la situación que estamos viviendo.

Por lo tanto, los políticos de la Eurozona tienen una complicada tarea y el euro, después de diez años, se enfrenta a su primera prueba de fuego. Ahora las preguntas son: ¿Algún país tendría la tentación de abandonar la Unión Económica y Monetaria para suavizar las condiciones monetarias? ¿Sobrevivirá el euro a la crisis?

Fuentes del texto:
El Mundo (25 de Noviembre de 2008)
Expansión (25 de Noviembre de 2008)
El Economista (26 de Noviembre de 2008)
El portal de la Unión Europea (
www.europa.eu)
Fuentes de las imágenes:
www.elimparcial.es
El portal de la Unión Europea (
www.europa.eu)

Dejar respuesta