La crisis económica se lleva por delante al Benicarló

0
76

La crisis económica que sufre el país está azotando con frecuencia al mundo del deporte, una tendencia de la que no se ha librado el fútbol sala, que ve cómo el Benicarló, un clásico de la Primera División en los últimos años, se ha visto obligado a desaparecer en mitad de la temporada.

Los jugadores del Benicarló ya han dejado de pisar el parqué

Tras ocho años en la máxima categoría de forma consecutiva y 17 años de existencia, las deudas han ahogado al Benicarló, que se ha visto obligado a desaparecer en plena campaña. La situación económica en la que se encontraba el club ha hecho imposible su supervivencia. Tanto a los jugadores como al entrenador se les dio la carta de libertad y algunos como Chino ya han encontrado nuevo equipo, en su caso el Carnicer Torrejón. Los más agoreros señalan que este no será el último caso de desapariciones en el fútbol sala español, puesto que las ayudas a este deporte son prácticamente nulas, aun siendo uno de los deportes con mayor número de fichas federativas en España.

La Junta Gestora que dirigía el equipo desde la marcha del presidente Ximo Bel decidió presentar su dimisión de forma irrevocable, poniendo en una situación muy comprometida tanto a los jugadores como al técnico Juanlu Alonso, que se han visto sin equipo a mitad de temporada. En cuanto a la clasificación, el juez único de Competición señaló que “los encuentros que debería disputar Benicarló no se celebrarán, respetándose las puntuaciones obtenidas por los demás clubes hasta el momento. En el resto de partidos que quedan por disputar se darán por ganados al equipo contrario por 3-0”.

La situación venía gestándose desde mayo de 2010, cuando el equipo salvó la categoría ‘in extremis’ y el alcalde de Benicarló hizo unas declaraciones de las que quizás se arrepienta: “Mientras yo sea alcalde, el equipo no desaparecerá”. Desde el punto de vista económico, esa temporada fue catastrófica para el conjunto valenciano, que daba los primeros pasos hacia su desaparición. Desde que la Junta Gestora se hiciera cargo del equipo, éste nunca volvió a ser solvente, mientras que los aficionados acudían al pabellón preguntándose si aquel sería el último partido en la historia del club. Las deudas y los impagos han persistido hasta este año, haciendo inevitable la defunción de la entidad.

La mala gestión de la Junta deja a los 400 socios del Benicarló sin poder disfrutar del fútbol sala del más alto nivel, aunque siempre tendrán grabados en sus retinas momentos mágicos como el tercer puesto del equipo en la fase regular (temporada 2007-08) o la victoria sobre ElPozo Murcia en los play-offs (2010-11).

Esta desaparición podría ser el comienzo de un efecto dominó que puede afectar a equipos como el OID Talavera, al que cada vez ahogan más las deudas, aunque no es el único que sufre una situación delicada. De modo optimista hay que señalar que algunos equipos, como el Móstoles, desaparecieron, fueron refundados y alcanzaron de nuevo la máxima categoría, lo que abre un rayo de esperanza para los aficionados de Benicarló.

Fotografía: LNFS

Dejar respuesta