La crisis del cine español

0
365

El cine español está de capa caída según confirman los últimos datos difundidos por el Ministerio de Cultura. Dicho informe aporta una cifra alarmante: el número de espectadores de cine español cayó en 1,4 millones, un 9,1% menos que en 2007. Son datos que pasan factura a una industria que no termina de madurar en nuestro país. Competir con el cine norteamericano nunca fue fácil. Los estrenos de EEUU eclipsan a las novedades cinematográficas patrias, que no consiguen arrastrar al espectador medio hasta las butacas.
Tanto el director del Instituto de Cinematografía (ICAA), Fernando Lara, como Pedro Pérez, presidente de la Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales (Fapae), señalaron la piratería como la causa principal de la crisis del cine español. Asimismo, en la pasada edición de los Premios Goya, la presidenta de la Academia de Cine, Ángeles González-Sinde, dijo durante su discurso que había que pelear para que las descargas ilegales desde Internet no hiciesen desaparecer el cine español.

Parece que la mirada acusadora de estos representantes no ve culpables más allá de la piratería, a pesar de que las cifras de descargas dejan evidencia de que la piratería no es el problema real del cine español. Nuestra industria parece no darse cuenta de que Hollywood les lleva ventaja. La meca del cine tiene una gran tradición que les hace ser los números uno en cuanto a calidad y cantidad de películas producidas. A su vez esto hace que los directores cuenten con presupuestos multimillonarios con los que llevar a cabo súper producciones. Pero para hacer grandes películas hace falta algo muy importante: tener grandes historias que contar. Por eso nos tira más el cine americano, aunque a veces nos cuelen grandes pifias.

La industria cinematográfica apunta injustamente contra las descargas en Internet, olvidándose de que hay otros factores como es la gran competencia que ejerce el gigante Hollywood. Y la única forma de hacerle frente al cine de fuera es haciendo cine de calidad. Buen cine. Hay que hacer buen cine español para que los espectadores quieran ir a ver esas películas hechas por nuestros cineastas. Si la gente pide cine español, las salas pondrán cine español. Las salas son un negocio y, como todo negocio, lo que quieren es obtener la máxima rentabilidad.

Directores como J.A. Bayona, con El Orfanato, o Jaume Balagueró y Paco Plaza con REC, han demostrado que se puede hacer un buen cine español que lleve al espectador hasta la butaca. Se trata de una madurez, de empezar a contar cosas y dejarse del caca-culo-pedo-pis con el que hasta hace poco se asociaba al cine español. Nuestro cine nos ha ofrecido demasiadas historias de tetas, culos y putas que fuman. Historias muy interesantes y respetables pero que han confundido al espectador, el cual ha relacionado el cine español con género de despelote.

Considero que esa etapa ya está quedando quedado atrás, que nuestro cine está madurando, está contando historias y la gente se está dando cuenta de que aquí se pueden hacer buenas películas. El cine español está dando grandes muestras de talento, tanto en dirección, como en guiones, en interpretaciones y demás. No soy pro-Hollywood, simplemente me gusta el cine bien hecho. Me da igual si una película es de aquí os de allí. Lo importante es que pueda meterme en su historia. Y creo que mucha gente piensa lo mismo. Por eso, aunque somos conscientes de las dificultades de competir con las grandes productoras norteamericanas, hay que mantener el listón bien alto para, taquillazo a taquillazo, demostrar que nosotros también podemos.

Fuentes de las imágenes:
www.estudiocreativo.net

Dejar respuesta