La criminalización de la pobreza: el caso de ‘la Vampira del Raval’

0
704

Una investigación necesaria e impresionante que diluye la fama de la vampira, la bruja, la asesina que se supone es Enriqueta Martí; y hace emerger una historia corrupta, manipulada y perversa.

Desmontando_el_caso_de_la_vampira_del_ravalSi el filósofo Jorge Santayana decía aquello de Quien olvida su historia está condenado a repetirla, Elsa Plaza (Buenos Aires, 1950), doctorada en Historia del Arte y reconocida feminista, viene a poner patas arriba con Desmontando el caso de la Vampira del Raval (Icaria Editorial) una de las leyendas urbanas más transmitidas de la historia modernista de Barcelona, para desempolvar, entre tanto rumor y prejuicio, los entresijos que suponen la criminalización de la pobreza y la feminización de la misma.

Se trata pues, de  un libro agudísimo y crítico que deconstruye pieza por pieza todas las intersecciones que hacen del caso de la Vampira del Raval una historia de misoginia y clasismo, tal como el título indica. Además, en palabras de Plaza y como invitación a cuestionar la historia que nos ha venido dada, el libro plantea que el caso de Enriqueta Martí no es la historia de una bruja asesina, acusada de proxenetismo y de fabricar ungüentos con las vísceras y huesos de menores; se trata más bien delparadigma de la moral y la miseria sexual, de la explotación laboral, de la ignorancia, de la desprotección total de la infancia y de las situaciones límites a las que se veían abocadas miles de mujeres de las clases más desfavorecidas en el año 1912.”

Desmontando el caso de La Vampira del Raval también es una clara denuncia a la corrupción, a los favores entre policías y magistrados, a los abusos constantes a toda persona sumida en la miseria, a la manipulación de la prensa… que recuerdan a las injusticias que podrían ser hoy en Barcelona el caso del 4F o las corrupciones policiales que se están destapando con #Gubleaks o #MossosLeaks (véanse estos HT en Twitter). Un libro-guiño que nos insta a tener nuestra historia presente. A seguir mirando atrás, para no perpetuar.

Elsa Plaza, con este libro, no ha hecho únicamente un objeto de denuncia, sino también una obra de arte. Indispensable para todas aquellas que no quieren olvidar, ni quieren dejar de ser brujas. Para todos aquellos compañeros que se han cansado de repetir la historia y prefieren reinventarla.

 

 

En la foto que acompaña a este artículo, Enriqueta Martí (fuente: La Vanguardia).

Dejar respuesta