La Corte Internacional condena a Germain Katanga

0
86

El comandante de las Fuerzas de Resistencia Patriótica congolés, Germain Katanga, ha sido declarado culpable por la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya como cómplice de crimen contra la humanidad y crímenes de guerra después de siete largos años de procedimiento judicial.

The_Hague,_International_Criminal_CourtLos jueces han confirmado que Katanga contribuyó significativamente en la masacre de febrero de 2003 contra la aldea de Bogoro, en el distrito de Ituri, un territorio rico en diamantes situado al noreste del país. El ex militar de origen lendu proporcionó su ayuda suministrando armas que abatieron a 200 civiles de la comunidad enemiga hema. “El momento del ataque y los métodos usados -rodeando la aldea mientras sus habitantes todavía estaban dormidos, el uso de machetes para atacarlos, y los disparos indiscriminados- llevaron a la cámara a hallar que los combatientes pretendían atacar a la población civil”, señaló el presidente de la Sala, Bruno Cotte, según informa Reuters. “Sin ese suministro de armas (…) los comandantes no habrían sido capaces de llevar a cabo el ataque con tanta eficiencia”. De esta manera quedó demostrada la premeditación de los hechos del militar. No obstante, fue exculpado de otros delitos de los que también estaba acusado como esclavismo sexual o uso de niños soldados. La cuantía de la condena aún no está precisada por lo que Katanga permanecerá encarcelado hasta que se resuelva definitivamente. La pena podría suponer más de 30 años de prisión.

El Gobierno de la República Democrática del Congo (RDC), representado por su ministra de Justicia, Wivine Mumba, ha depositado su confianza en la capacidad de la resolución de disuadir a otros mandatarios africanos de realizar actos semejantes.

Los conflictos étnicos entre los hema y los lendu tienen su origen en el desigual reparto de riquezas y oportunidades con los que los colonialistas belgas favorecieron a los hema. Los lendu que soportaban condiciones muy inferiores a la de sus vecinos protestaban constantemente reclamando los mismos derechos. Durante los años posteriores, los enfrentamientos prosiguieron endureciéndose cada vez más, hasta derivar en 1998, influenciados por la atmósfera del exterminio de Ruanda, en la Segunda Guerra del Congo , el conflicto africano más mortífero con más de tres millones de caídos a sus espaldas. Pese al acuerdo de paz logrado en Pretoria en 2003, el gobierno del país es todavía muy frágil y son muchas las regiones que sufren brotes de violencia como el de Ituru esporádicamente.

El caso llama la atención no sólo por el dilatado proceso judicial sino por la polémica absolución del socio de Katanga en 2012, Mathieu Ngudjolo Chui. El ex comandante del Frente Nacional Integracionista congoleño, debido a un cambio legal en ese mismo año, fue exculpado al no constar pruebas fehacientes que lo implicasen. Por este motivo, se cuestiona la funcionalidad de la CPI que desde su creación en 2002 sólo ha logrado resolver este caso y el de Thomas Lubanga Dyilo, líder de las Fuerzas Patrióticas para la Liberación del Congo (FPLC), que fue condenado a 14 de años de prisión por utilizar niños soldado en un conflicto armado. Por el momento, sólo cabe esperar como se van desarrollando otros procedimientos como al que se enfrenta actualmente el keniata Uhuru Kenyatta por la muerte de 1.200 personas en 2007.

Dejar respuesta