La Comunidad de Madrid pedirá a Wert que no sea necesario estudiar magisterio para ser maestro

0
83

Universidad_de_Alcalá_-_M._Peinado_-_Flickr_-_Creative_CEl pasado martes se firmó un convenio con todos los rectores de las universidades madrileñas, excepto la Complutense, para llevar a cabo esta media que recibirá una dotación de 1,5 millones de euros. Los sindicatos mayoritarios se oponen en rotundo a que este cambio en la ley siga adelante.

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, pedirá al Ministerio de Educación que considere ampliar el acceso a las pruebas de maestro a titulados universitarios que no hayan recibido formación de Magisterio, de manera que puedan ejercer como tales. Se trata de una de las futuras medidas que la Comunidad de Madrid quiere aplicar tras firmar este martes un convenio con los rectores de todas las universidades públicas y privadas de la región, salvo la Universidad Complutense.

De esta manera, los filólogos, historiadores o matemáticos podrían ejercer de profesores tras superar una prueba. Y es que, González ha señalado que se está “perdiendo capital humano de formación extraordinaria”, algo que es “fundamental” para tener los mejores maestros. También ha explicado que este convenio busca lograr “una educación de mejor calidad” y que los maestros sean “cada día mejores”.

Otra de las medidas estudiadas, sería que las universidades ofrezcan la posibilidad de realizar una doble titulación, de manera que los maestros puedan hacer otra carrera como filología o historia. En el convenio también se recoge la exigencia de aprobar Lengua en Selectividad o superar la PAU -Prueba de acceso a la universidad-, con una nota de 9 sobre 14 para poder acceder a los estudios del Grado de Magisterio en Primaria desde el próximo curso. La Comunidad de Madrid incluye en el convenio una dotación de 1,5 millones de euros para las universidades de la región que imparten Magisterio como incentivo para proyectos en la mejora de la formación de los maestros.

El convenio ha sido firmado por el presidente regional y los rectores de la Universidad Autónoma de Madrid, Universidad de Alcalá de Henares, Universidad Rey Juan Carlos, Universidad Pontificia de Comillas (ICAIICADE), Universidad San Pablo-CEU, Universidad Alfonso X el Sabio, Universidad Antonio de Nebrija, Universidad Europea de Madrid, Universidad Francisco de Vitoria, Universidad Camilo José Cela y la Universidad a Distancia de Madrid.

Sólo la Universidad Complutense se ha descolgado de la firma de este convenio para la excelencia educativa por decisión propia. A este respecto, el presidente autonómico ha dicho que hay que preguntarle al rector de la UCM, José Carrillo, las razones de su ausencia, y ha esperado que no sean otras más que problemas de agenda, ya que está seguro de que comparte con firmantes la necesidad de la mejora educativa.

Por su parte, los sindicatos mayoritarios en la enseñanza, CC.OO y ANPE, se posicionan en contra de esta posible medida basándose en el “desconocimiento absoluto” que a su juicio tiene el presidente regional de la profesión de maestro, y tildan de “barbaridad” su propuesta de que licenciados en áreas distintas a Magisterio puedan acceder a plazas de maestro. Sus secretarios Isabel Galvín y Francisco Melcón, respectivamente, le acusan de pretender “una vuelta al pasado”, ya que el modelo del acceso de cualquier titulado “estuvo vigente hasta hace 25 años y se descartó precisamente en aras de mejorar la calidad educativa” y dar mayor relevancia a la profesión.

“No pensar que es necesario estudiar los contenidos del grado de Magisterio para ser maestro es desconocer profundamente las necesidades de los niños”, cuyo aprendizaje de las primeras competencias en lectura y aritmética requieren “una didáctica específica”, señala Galvín, secretaria de Enseñanza de CCOO. “Lo que ocurre en la Comunidad de Madrid produce gran alarma a toda la comunidad educativa y no tiene precedentes en otras regiones”, ha dicho Melcón.

La formación del maestro “es generalista pero a la vez muy especializada”, al atender una etapa de la infancia donde “el compromiso con la profesión es fundamental, y donde la didáctica, las metodologías y psicopedagogías son imprescindibles”, aseguró el responsable de ANPE.

Imagen de M.Peinado

Dejar respuesta