El Museo de Madrid rinde homenaje a La Codorniz

0
96

Rescoldo de libertad durante los años más grises de la dictadura franquista, La Codorniz fue una revista indispensable y cuya relevancia no ha hecho sino crecer con el paso del tiempo. En sus páginas, caracterizadas por un humor ácido y surrealista, colaboraron autores ilustres como Chumiz Chúmez, Azcona, Forges, Gila, Máximo, Mena o Mingote, cuyas obras se pueden disfrutar ahora en La Codorniz (1941-1978), una exposición que acaba de abrir sus puertas en el Museo de la Ciudad de Madrid.

La publicación vio la luz en 1941 a iniciativa de Miguel Mihura, figura sin la que no podría entenderse el humor gráfico contemporáneo. Su etapa al frente de La Codorniz se prolongó hasta 1944, cuando ésta cayó en manos de Álvaro de Laiglesia. “Avispadísimo adolescente, había participado en la fundación de la revista y supo mantenerla con talento y esfuerzo durante más de treinta años”, señaló Antonio Mingote en una antología dedicada al semanario.

Más allá de su capacidad de dirección o de su buen tino a la hora de fichar nuevos colaboradores, De Laiglesia también fue el creador del famoso subtítulo “La revista más audaz para el lector más inteligente”, cuya vigencia sólo es comparable a la de El Jueves y su archiconocido “La revista que sale los miércoles”. Al margen de la anécdota, bien es cierto que La Cordorniz destacaba por su humor gamberro y deslenguado, de guerrillas se podría decir, pero también por unos espacios consagrados a la reflexión y que, en muchas ocasiones, exigían complicidad absoluta por parte de los lectores.

Con la llegada de la democracia, La Codorniz sufrió un lento pero imparable declive hasta su cierre, que tuvo lugar en 1978. La explosión de libertad en la prensa se sumó a la competencia de otras revistas como Hermano Lobo, Por Favor, El Papus o Ajoblanco, provocando el adiós de una publicación que sobrevivió a innumerables multas y apercibimientos por parte del régimen, pero que no pudo hacer frente a los rigores del mercado capitalista.

No obstante, La Codorniz ha permanecido en el imaginario colectivo de todos aquéllos que una vez se adentraron en sus páginas, afortunados que ahora pueden hacer un pequeño ejercicio de nostalgia en la exposición organizada por el Museo de la Ciudad de Madrid y comisariada por Felipe Hernández Cava.

La muestra reúne más de 300 dibujos originales con los que, según la organización, se pretende rendir “un tributo muy especial a Enrique Herreros, pieza clave para entender la grandeza y el desarrollo de La Codorniz y el dibujo de humor en nuestro país; a Álvaro de Laiglesia, por descontado; y a Fernando Perdiguero, que, en la sombra, fue el hombre que puso algo de orden en el período crucial de aquella aventura”.

En definitiva, una gran oportunidad para rememorar viejos tiempos o conocer un periodo turbulento de la historia española más reciente, todo a través de una exposición que permanecerá abierta al público hasta el próximo 15 de abril.

Imágenes: Museo de la Ciudad.

Dejar respuesta