La ciudad de belleza decadente

0
177

Ámsterdam es una de esas ciudades que todos conocemos aunque no hayamos visitado nunca. Sabemos de sus canales, sabemos de las aventuras que imperan por las calles del Barrio Rojo, sabemos de sobra qué clase de sustancias se consumen en los coffeeshops… pero al mismo tiempo, Ámsterdam es una gran desconocida, porque es necesario acudir a ella para descubrir su belleza decadente.

En cuanto llegas a Ámsterdam, un halo de encanto de otra época te envuelve. Son las casas de ladrillo rojo, sus mansiones del siglo XVII, las calzadas inundadas de bicicletas, los puentes y los canales. Es casi como sumergirse en una ciudad de cuento, parecida a Brujas pero más cosmopolita, con esa sensación de gran ciudad. Creo que fueron dos cosas las que me llamaron la atención a mi llegada, los postes publicitarios y los canales. En Ámsterdam prácticamente no hay publicidad por las calles, no como en Madrid, por ejemplo, en la que las calles están cargadas de anuncios y eslóganes; puede que sea por esta falta de carteles, que Ámsterdam se mantiene más pura. Y luego están los canales. Los canales rodean y cruzan toda la ciudad. Es sorprendente cómo algo tan sencillo puede ser tan bello. Y aún más sorprendente, cómo los canales están repletos de casas flotantes en las que vive un número elevado de la población.

La bicicleta es el transporte principal en Ámsterdam, el tráfico es inexistente en sus carriles. Vayas por donde vayas, encontrarás las calles invadidas por ellas. Son casi un elemento ornamental. Eso sí, hay que andar con ojo porque las bicicletas tienen preferencia y pasarán igualmente a tu lado si no te apartas al oír su bocina.

Una buena alternativa para la tarde es tomar un café en un coffeeshop. Son unos lugares muy tranquilos y agradables, lejos de lo que la gente se piensa, donde los jóvenes y no tan jóvenes se reúnen a charlar y a fumar las sustancias legalizadas.

Como turista, hay una serie de puntos que no pueden dejar de visitarse: el Barrio Rojo, el museo Van Gogh, la casa de Ana Frank… Visitar el Barrio Rojo no resulta menos que curioso, porque adentrarse en él es entrar en un mundo de luces escarlatas vivas y de mujeres ligeras de ropa en escaparates. Irónicamente, éstas son el elemento que menos llama la atención en este ambiente. Resultan más escandalosos los viandantes incluso o sus comentarios. El museo Van Gogh es una parada obligada, un buen lugar donde pasar una mañana contemplando obras del artista holandés desde las más desconocidas a las grandes obras maestras. Actualmente hay una exposición de la  Barcelona del siglo XIX, muy completa, es extraño sentirse turista de tu propio país en el extranjero. Yo, personalmente, me quedo con la visita a la casa de Ana Frank. Verdaderamente sólo es una casa, vacía, sin muebles y casi sin objetos de muestra, pero produce un escalofrío tremendo recorrerla y sentir que allí vivieron los protagonistas del genocidio nazi. Asimismo, las paredes de la casa están teñidas con citas literales del diario, sobrecogedoras, que te trasladan al año 1945.

Ámsterdam acoge a jóvenes y mayores porque tiene mucho que ofrecer. Es una de esas ciudades que merece la pena visitar caminando para no perder un solo detalle.

1 Comentario

  1. Me parece una descripcióm muy acertada de Amsterdam, yo estuve hace poco allí y coincido contigo en la mayoria de las cosas, quizas deberias hablar algo más del ocio, de las zonas para salir… aun asi despues de leerlo me han entrado ganas de volver o de hacer mas viajes, que sitio me recomiendas?

Dejar respuesta