La ciencia no es solo cosa de hombres

0
427

A lo largo de la historia, muchas mujeres —como Marie Curie, Rosalind Franklin o Hipatia de Alejandría—, han realizado experimentos importantes que han permitido avanzar en el ámbito científico. No obstante, el papel de éstas no ha sido reconocido como es debido y las mujeres continúan encontrando barreras para abrirse paso en este “mundo de hombres”.

Marie Curie
Marie Curie/Proyecto Azul

Tendemos a pensar que la ciencia es cosa de hombres y que las mujeres son “de letras”. Muchos padres se horrorizan cuando su hijo varón les dice que quiere estudiar Bellas Artes, Comunicación Audiovisual o Periodismo, en lugar de Arquitectura, Física, Medicina o alguna ingeniería. Así, olvidamos que las carreras no tienen género, sino que es la sociedad quien lo adjudica. Además, ignoramos que grandes descubrimientos y estudios sobre la ciencia han sido realizados por mujeres de la talla de Marie Curie, Jane Goodall, Sophie Germain e Hipatia de Alejandría, entre otras.

La primera mujer en realizar una contribución sustancial al desarrollo de las matemáticas fue Hipatia de Alejandría. En torno al año 400 d.C., sus trabajos en filosofía, física y astronomía fueron considerados como una herejía por un amplio grupo de cristianos, quienes la asesinaron brutalmente. Desde entonces, Hipatia fue considerada una santa patrona de las ciencias y su imagen se considera un símbolo de la defensa de éstas.

A principios del siglo XIX, encontramos a Ada Lovelace, una brillante matemática inglesa que fue la primera programadora del mundo. Ella descubrió que mediante una serie de símbolos y normas matemáticas era posible calcular una importante serie de números.

Más adelante, ya en el siglo XX, Rosalind Elsie Franklin, biofísica y cristalógrafa, hizo posible la observación de la estructura del ADN mediante imágenes tomadas con rayos X. Sin embargo, este descubrimiento no fue reconocido, y el crédito y el premio Nobel en Medicina se lo llevaron Watson y Crick. En esta época se encuentra también Susan Jocelyn Bell Burnell, la astrofísica británica que descubrió de la primera radioseñal de un púlsar, cuyo descubrimiento fue atribuido a Antony Hewish, su tutor, a quien se le otorgó el premio Nobel de Física en 1974.

Pero, sin duda, la más conocida e importante es la física, matemática y química polaca Marie Salomea Skłodowska Curie, más conocida por el apellido de su esposo como Marie Curie, la mujer que dedicó su vida entera a la radioactividad, siendo la máxima pionera en este ámbito. Curie fue la primera persona en conseguir dos premios Nobel, para los cuales dio su vida. Su legado y sus conocimientos en física y química impulsaron grandes avances.

Tras rememorar el importante papel de estas mujeres en la ciencia y volviendo al tópico de que “las ciencias son para los hombres”, el Instituto de Estadística de la UNESCO realizó, con motivo del día Internacional de la Mujer Trabajadora, un análisis de la presencia femenina en la investigación, cuyos resultados pueden explorarse en el gráfico que El Confidencial publica en colaboración con esta institución. Además, el diario El Confidencial revela que “La educación superior es femenina, pero no la investigación. El porcentaje de mujeres en edad de estudiar que acaban un ciclo de educación universitaria alcanza el 91% en España, muy por encima del 74% en el que se quedan los hombres. Sin embargo, en el ámbito de la investigación post universitaria —tanto pública como privada—, las mujeres ocupan ocupan un espacio mucho menor que el de sus compañeros: solo un 38%.”

MujeresyhombresCSIC

Según la UNESCO el problema se debe a que las mujeres tienen una mayor tendencia a verse obligadas a compaginar su vida laboral con la profesional. Esta es una tendencia que mantiene la desigualdad en el ámbito familiar: “la tenencia de hijos afecta mucho más negativamente a la mujer; un hombre con hijos tiene una probabilidad 4 veces  mayor de ser promocionado a catedrático que una mujer con hijos de similares características”, señalaba el informe realizado por el Instituto de Estadística de la UNESCO.

Esta tendencia a pensar que la mujer debe dedicarse más a su familia que a su trabajo debe cambiar, pues los hijos son de ambos por igual. Y ambos tienen el mismo derecho a dedicarse a su vida laboral para poder progresar y alcanzar sus éxitos.

A pesar de todo, sigue quedando un rayo de optimismo, puesto que cada vez son más las mujeres que optan por estudia carreras de ciencias y poco a poco van alcanzando puestos importantes en ese “mundo de hombres”.

Imágenes: Mujeres con Ciencia/Proyecto Azul

Dejar respuesta