El centro-derecha regresa al poder en Islandia

0
78

Según los resultados definitivos de las elecciones legislativas celebradas el pasado 27 de abril, el conservador Partido de la Independencia (PI) y el centrista Partido del Progreso (PP) han conseguido la mayoría en el Parlamento islandés, al sumar el 50,3% de los votos (26,7% los conservadores y 24,4% los centristas).

protestas en IslandiaEl colapso económico y bancario islandés en 2008 produjo la salida de los partidos centroderechistas. Los islandeses confiaron la escapatoria a la crisis a una coalición de izquierdas formada por socialdemócratas y ecologistas. Cuatro años después, los ciudadanos han decidido poner fin a esta etapa. El derrumbe de la coalición de izquierda se ha atribuido al alto grado de insatisfacción respecto a su gestión de la crisis, pese a haber estabilizado las cifras macroeconómicas- la economía creció un 1,6% en 2012 y el desempleo bajó del 12% al 5% en dos años-. Pero la dura política de ajustes impuesta por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el incumplimiento de promesas como la aprobación de una nueva Constitución impulsada por una iniciativa popular, han penalizado a la coalición saliente. El Gobierno también se ha visto perjudicado por su postura a favor de las indemnizaciones a ahorradores extranjeros (principalmente británicos y holandeses), por la quiebra del banco Icesave. Sin embargo la población ya rechazó dos veces en referéndum esta iniciativa.

El voto de castigo ha supuesto que la coalición izquierdista perdiera 27 puntos, cayendo al 24,9% (13,5% los socialdemócratas y 11,4% los verdes) mientras que el sector centroderechista ha recuperado a los votantes perdidos en el crack financiero. Como consecuencia, el líder del Partido de la Independencia, Bjarni Benediktsson, y el liberal Sigmundur David Gunnlaugsson, han declarado su disposición a formar una nueva alianza de gobierno, destinada a relevar al ejecutivo de la socialdemócrata Jóhanna Sigurdardóttir.

Lo que mas inquieta a escala internacional es que los partidos que condujeron a la isla al caos estén de vuelta en el poder. Los islandeses han votado motivados principalmente por la necesidad de aliviar la deuda de sus hogares, pues prácticamente todos ciudadanos arrastran un préstamo. El 90% de las hipotecas están indexadas a la inflación y esta ronda el 4%.

Sigmundur David Gunnlaugsson y Bjarni BenediktssonEl euroescepticismo también ha reinado en los comicios. El anterior partido en el gobierno había iniciado las negociaciones de ascensión a la UE, a pesar de que una gran mayoría de los islandeses son escépticos ante la burocracia de Bruselas- las encuestas apuntan a un 60% de la población-. Los dos partidos que formarán el gobierno han dicho no al proceso de adhesión e incluso han informado de que pararán las negociaciones con Bruselas. Otro de los factores que puede explicar el reascenso del PI y el PP es el rechazo ciudadano hacia la austeridad. La estabilización y la recuperación económica que proclama el gobierno saliente también ha sido cuestionada por los votantes. Mientras que la coalición izquierdista ha conseguido una leve recuperación macroeconómica, en términos individuales el islandés medio no ha escapado de su endeudamiento.

Sin embargo, ni la coalición saliente ni la coalición entrante han expresado su sentimiento de responsabilidad por el desastre económico de 2008 y los años que le han seguido. Por el contrario, las iniciativas civiles para encontrar responsabilidades ya han conseguido la encarcelación de dos banqueros (Ragnar Z. Gudjónsson y Jón Thorsteinn Jónsson, ex altos cargos de la entidad de ahorro Byr) y que el ex primer ministro Geir Haarde (Partido de la Independencia) fuera el primer político en dar cuentas a la justicia por su responsabilidad en la crisis.

Dejar respuesta