La cara y la cruz: Bale versus Neymar

0
104

Dos fichajes que llegaron a la Liga española como grandes incógnitas por su adaptación, y que tras estar a punto de concluir su primera temporada, han llegado a la meta en distintas condiciones. Bale, como vencedor tras la final de Copa y titularísimo en el Real Madrid. Neymar, polémico, irregular, solo apareciendo en algunos partidos importantes.

Han sido dos trayectos muy parecidos en su principio, pero en el que uno ha cogido un impulso y el otro se ha ido diluyendo como un azucarillo. Un trayecto que pudo reflejarse perfectamente en dos momentos clave de la final de la Copa del Rey: Gareth Bale marcando el gol del que todo el mundo se acuerda y que ha pasado a la historia del madridismo, y tres min después, Neymar en el mano a mano con Casillas, mandando el balón al palo derecho. Un gol que hubiera llevado el partido a la prórroga y quién sabe si hubiésemos tenido un distinto campeón. En tres minutos pasas de ser alzado a los cielos, o por otro lado, a ser criticado por todos. Apenas tres minutos y dos jugadas que lo decidieron todo. Incluso para muchos, un partido que dependiendo como lo juegues, puede hacer olvidar toda una temporada.

El fichaje del brasileño Neymar, trajo mucha ilusión renovada, pero a la vez bastantes dudas por su adaptación al juego culé. Además, estos dos pensamientos enfrentaron a socios y seguidores por su elevado, y aun, incógnito precio de compra. Unos datos que no se han olvidado debido a la irregularidad de Neymar y a la no lucha por los títulos del Barça tras la eliminación de Champions y la pérdida de la Copa. Además, la liga parece casi una quimera.

Lo que sí es verdad son dos cosas: Una primera temporada que deberíamos tomar como adaptación, aunque en un club tan grande se tiene poca paciencia, y en segundo lugar, la aparición en partidos cruciales de la temporada. La ausencia de Messi, ya sea por lesión o por estar desaparecido en el campo, hacia poner todos los focos en un solo hombre: Neymar. Y cuando eso ocurrió, fue de los mejores de su equipo. Encuentros ante el Atlético de Madrid en copa de campeones donde metió el gol que dejaba la eliminatoria abierta, y ante el máximo rival como el Real Madrid en liga, provocando la expulsión de uno de Sergio Ramos y poniendo los primeros ladrillos de la final remontada.

Por otro lado tenemos el potro de Cardiff, Gareth Bale. Un fichaje que al igual que pasaría con el brasileño, mucho fue el dinero desembolsado por el Real Madrid para su contratación, y poco el rendimiento de los primeros meses. Una primera época donde solo se hablaba de la millonada que costó y de las lesiones que le mantenían alejado de los partidos. Todos apuntaban a una mala o casi nula pretemporada del jugador, pero los socios se impacientaban y la expectación por él decrecía este año, incluso ya se hablaba del próximo año. Bien es verdad que, los partidos en los que salía de titular, deslumbraba y cosechaba goles, pero las lesiones se cebaron con él, y la sombra de la irregularidad, al igual que con Neymar, estaba presente.

Ahora bien, el 16 de abril, día de la final de Copa, todo cambió para él. Un partido en el que la máxima estrella blanca, Cristiano Ronaldo, se ausentaba por lesión, y en el que el galés tenía la mejor oportunidad para reivindicarse. Y así lo hizo. Corría el minuto 85 de partido, empate a uno en el marcador, y Bale cogió el balón en la línea de mediocampo, se deshizo como un rayo del central Bartra, y el final ya es conocido por todos. Un instante que le hizo el rey del partido e hizo olvidar todo lo malo de la temporada.

Ahora, su equipo es campeón de la Copa del Rey, está peleando por meterse en una final de Champions League y no pierde comba en liga. Mientras tanto, Neymar y el conjunto azulgrana, apenas tienen opciones de salvar la temporada con algún título (Perdedores de Copa, fuera de Champions y 3º en Liga).

Dos jugadores, Neymar y Bale: mismo inicio, distinto desenlace.

Dejar respuesta