La calefacción de biomasa sustituye a la tradicional en el Distrito de la Universidad de Valladolid

0
109

El Campus Miguel Delibes será el epicentro de una nueva central térmica alimentada con biomasa. Operativa en el curso 2014-2015, proporcionará calefacción y agua caliente a 23 edificios de la Universidad, 3 del Ayuntamiento de Valladolid y 4 de la Junta de Castilla y León.

montblanc_cister_spain_515994_hEl pasado 11 de diciembre, el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Antonio Silván y el de Educación, Juan José Mateos, realizaban junto al rector de la Universidad de Valladolid, Marcos Sacristán, el simbólico acto de colocar la primera piedra que conlleva la puesta en marcha del proyecto ‘’District Heating’’ (calefacción de distrito). Este cometido suponía el fruto definitivo a un convenio de colaboración integrado por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León y la Universidad de Valladolid. La implantación reductora de las emisiones contaminantes es la diana operativa  de esta actuación delimitada a la gestión térmica de edificios públicos. La única condición consistía en el protagonismo de la Biomasa como fuente energética, en concreto, la de tipo Forestal.

Para la puesta en marcha de este sumario, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, obtuvo una  inversión prevista de 4 775 000 de euros, a los que hay que añadir 2 800 000 destinados al mantenimiento de las infraestructuras durante 15 años. Estas cantidades se alejan del concepto de estridencia en cuanto incurrimos en la nula emisión de gases contaminantes que arrastra consigo el uso de la Biomasa. Para redundar en esta comisión, cada una de las tres calderas encargadas de componer el núcleo logístico del proyecto, incorporarán un multiciclón y un filtro de mangas que anularán la emisión de partículas volátiles a la atmósfera.

Excepto para unos pocos ejecutores que manejan el monopolio económico del globo terráqueo, resulta difícil negar  que la dependencia de los combustibles fósiles como el gas o el petróleo es la principal lacra del consumo energético que ostenta el Primer Mundo. Las energías renovables son un recurso a tener en cuenta  para combatir la apocalíptica extinción resultante del abuso de los biocombustibles. Éste es el concepto en el que incide la instalación de una central térmica cuyo motor de impulso será la Biomasa Forestal. Por desgracia para el entorno, la escala de beneficios de este tipo de premisas se inclina más hacia el Medioambiente que hacia el verde de los billetes.

Actualmente, la Universidad cuenta con un sistema de calderas para cada edificio, por tanto, la centralización que implantará este servicio, supondrá no sólo un ahorro económico y energético, si no una gestión más eficiente y óptima acorde con el nivel tecnológico proporcionado en la instalación. La red térmica, contará con un entramado de 12 kilómetros  que interconectará de forma absolutamente automatizada los diferentes edificios con la central térmica.

Ineludiblemente, ésta es una de esas victorias ecológicas que hacen respirar de alivio (aunque sólo sea momentáneo) a aquellos conscientes de la simbiosis parasitaria en la que ha derivado nuestra relación con el Medio. Una simbiosis, que, sin escrúpulos, obliga a elegir entre rentabilidad y evolución.

Imagen: Getty

Dejar respuesta