La Biblioteca Nacional se sumerge en la historia del texto sagrado en la muestra “Biblias de Sefarad”

0
59

La Biblioteca Nacional de España se sumerge en la historia del texto sagrado hebreo en la península Ibérica con la exposición Biblias de Sefarad: las vidas cruzadas del texto y sus lectores, una muestra organizada por el Centro de Ciencias Humanas y Sociales (CCHS) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y la Biblioteca Nacional de España.

Imagen de la exposición "Biblias de Sefarad"

La exposición, dirigida por el doctor en Filología Hebrea Javier del Barco y patrocinada por el European Research Council, investiga las interrelaciones de la Biblia hebrea con los lectores que la usaron y los coleccionistas que las poseyeron y estudiaron durante la Edad Media española. La muestra, además, pretende que el público visitante se acerque a los modos en los que el texto hebreo era representado, leído y entendido durante esta época. La esencia de la exposición se encuentra en los manuscritos que fueron creados en la península Ibérica, unos textos leídos y estudiados por los judíos y conversos de la España medieval.

Biblias de Sefarad se divide en ocho zonas con diferentes perfiles de estudio. La primera, “La Biblia”, muestra el lugar central que tiene el texto sagrado en la cultura sefardí. La segunda, “Aprendizaje”, se centra en el estudio de la lengua hebrea empleada en la Biblia. La tercera es “Liturgia”, un apartado en el que el texto sagrado se observa desde su aspecto ceremonial, tanto público como privado. La cuarta, “Exégesis bíblica”, gira en torno a las interpretaciones que existen del texto sagrado.

Las últimas cuatros zonas están compuestas por “Polémica”, un apartado que recorre las distintas interpretaciones que tiene el mensaje bíblico; “Razón y Revelación”, que desarrolla el conocido enfrentamiento entre ciencia y fe; “Espacios de lectura y tipos de lectores”, donde se relatan los usos del texto sagrado en ámbitos como los relacionados con el arte; y por último, “Coleccionismo en España”, porque los documentos elegidos también pretenden dar testimonio de permanencia, de la historia que se esconde tras los propietarios o lectores de los manuscritos.

La exposición se podrá visitar hasta el próximo 13 de mayo en la Sala Hipóstila de la Biblioteca Nacional.

 Fotografía: Biblioteca Nacional

Dejar respuesta