La Bestia, el cuento clásico se traslada a Nueva York

0
187

¿Qué pasaría si la Bestia, en lugar de ser un príncipe, hubiera sido un adolescente rico y engreído de Nueva York? ¿Y si Bella fuera una chica tímida e inteligente hija de un drogadicto que la maltrata? Eso es precisamente lo que cuenta La Bestia, de Alex Flinn.
Kyle Kingsbury lo tenía todo: belleza, popularidad, dinero, la chica más guapa del instituto deseando estar con él y un padre famoso. Al menos eso es lo que él pensaba hasta que Kendra, una chica gótica y poco agraciada, se cruzó en su camino para intentar darle una lección. Como castigo a su forma de tratar a las demás personas, Kendra, que resultó ser una bruja, convertirá a Kyle en una bestia, obligándole a aprender a mirar más allá de las cosas materiales para tratar de encontrar el amor verdadero. Sólo entonces podrá recuperar su apariencia real.
Tras trasladarse a una casa dónde nadie pudiera verle y cambiar su nombre por Adrián, empezará a interesarse por la literatura y la jardinería.

Cuando una noche un drogadicto se cuela en el invernadero donde Adrián cultiva sus rosas, su vida empezará a cambiar. El hombre era el padre de Lindy, una compañera del instituto de Kyle a la que nunca había prestado atención por no ser una chica que destacara físicamente. Después de llegar a un acuerdo con su padre, Lindy se irá a vivir a casa de Adrián que poco a poco empezará a enamorarse de ella.

Con la única ayuda de Magda, su sirvienta, y Will, un profesor ciego, Adrián hará todo lo posible para que Lindy vea más allá de su apariencia y se capaz de amarle. ¿Lo conseguirá?

La Bestia ha tenido tanto éxito en EEUU que ya se está rodando su adaptación cinematográfica protagonizada por Mary-Kate Olsen, Alex Pettyfer y Vanessa Hudgens, y que llegará a los cines en julio de 2010.

Fuente de la imagen:
http://images.google.es

Dejar respuesta