La basura que flota en nuestros océanos

0
150

La mayor parte de los residuos que encontramos son plásticos y tienen graves consecuencias en las especies marinas.

Imagenes excursion a cabrera  y futbol 090Expertos en la materia han asegurado que actualmente el problema se ha acentuado hasta el punto de ser tan preocupante como el cambio climático. Mike Moore, primer experto en documentar, en 1980, las grandes concentraciones de basura en el océano Pacífico e investigador del Instituto de Investigación Marina Algalita con sede en California declaró que “el 35 por ciento de los peces que pescamos tienen una media de uno o dos piezas de plástico en sus estómagos”. Con datos tan escalofriantes como estos nuestra única opción es intentar concienciar a una sociedad que se encuentra totalmente despegada de la naturaleza, sin ser consciente de todo lo que nos aporta.

En 1997 fue descubierto el “octavo continente”, una isla de cuatro millones de toneladas de basura flotante, el 80% es plástico procedente de tierra. Situada entre California y Hawái se calcula que tiene una superficie de 1,5 millones de kilómetros cuadrados (lo que correspondería a tres veces la superficie de España).

La contaminación del mar y los océanos es un problema mucho más serio de lo que aparentemente pueda parecer, ya que a él están ligadas la vida de un gran número de especies marinas e indirectamente la nuestra propia. En palabras de Moore “estamos enfrentando un nuevo fenómeno. Realmente es un nuevo hábitat que no tiene precedentes en la historia del planeta”.

La pregunta es, conociendo la existencia de este continente formado únicamente por basura, ¿por qué no lo hacemos desaparecer? Una vez más la respuesta está en el bolsillo. Retirar los desechos de plástico de los espacios marinos implicaría un coste elevadísimo porque se trabaja con toneladas de material tóxico y se requiere tecnología punta, embarcaciones y tripulación especializada. En el mundo en el que vivimos hay dinero para muchas cosas, excepto para causas ambientales, que en la mayoría de casos son totalmente ignoradas.

Un estudio internacional en el que ha participado el Institut de Ciències del Mar (Barcelona) ha anunciado que incluso en las zonas más profundas del océano se pueden encotrar botellas, plásticos o redes de pesca así como todo tipo de residuos. El mayor inconveniente es que algunos animales pueden confundir la basura con comida e ingerirla. Esto puede provocar su muerte por ahogo o por desnutrición ya que este tipo de residuos puede provocar la obstrucción de sus estómagos. También los corales y peces pueden quedar atrapados en los aparejos de pesca y redes abandonados. A este fenómeno se le ha denominado “pesca fantasma”. Una vez más el egoísmo humano prevalece al resto de seres vivos de nuestro planeta. Quizá cuando reamente nuestra vida dependa de ello se tomen cartas en el asunto, pero cuando esto pase ya será demasiado tarde.

Fotografía: María Candel

Dejar respuesta