La ATP se adentra en la temporada de arcilla

0
96

La temporada de arcilla en el calendario de la ATP está a punto de comenzar. Salvando las eliminatorias de Copa Davis que tendrán lugar este fin de semana, abril y mayo están reservados para la tierra batida, donde Rafael Nadal espera reducir la distancia que le separa del serbio Novak Djokovic en la clasificación mundial. 

La arcilla vuelve a ser protagonista en primavera

Con una lluvia de burbujas cayendo sobre Djokovic el pasado fin de semana tras superar con rotundidad a Andy Murray en el Masters 1000 de Miami, se dio por concluida la primera parte de la temporada. Por delante quedan los torneos de tierra batida en abril y mayo y las escasas semanas en las que la hierba es protagonista, con dos Grand Slams en disputa, Roland Garros y Wimbledon.

En los primeros meses de competición se ha podido comprobar que Djokovic no deja de ser humano, aunque siga en un momento en el que su juego y su forma física están cerca del nivel máximo. Con mucho sufrimiento se adjudicó el Open de Australia a finales de enero ante Nadal, y terminó esta fase del año también como campeón ante Murray. El caso del escocés comienza a ser digno de estudio: llegó a la final con tres horas menos de competición que Djokovic, aprovechándose de la baja de Nadal, pero ni por esas fue capaz de superar el muro que se levanta ante él (más mental que físico) en las grandes citas. 

No parece que en los próximos meses se produzcan grandes actuaciones por parte del de Dunblane, teniendo en cuenta que la tierra batida es más propicia para especialistas habituados a entrenar en esta superficie desde sus inicios. Estos dos meses son ideales para los tenistas españoles y argentinos, que pueden sumar puntos importantes que les permitan estar a final de año en el torneo que reúne a los ocho mejores jugadores del circuito mundial. 

Antes de llegar a Roland Garros se disputarán tres Masters 1000 (Montecarlo, Madrid y Roma), que son los más suculentos a la hora del reparto de premios. Por su situación geográfica, Montecarlo y Roma son los favoritos de Nadal para comenzar la reconquista del número 1. El torneo de Madrid, en altura, constituye un pequeño hándicap para el balear, compensado por la fuerza y el ánimo constantes de la afición española en las gradas.

Por parte argentina, las semifinales que alcanzó Juan Mónaco en Miami la pasada semana le sitúan entre los favoritos para cuajar unos buenos torneos en Europa que le permitan ascender en la Carrera de Campeones. Juan Martín del Potro o David Nalbandián también suelen cuajar buenas actuaciones, por lo que convendrá no perderles la pista.

Aparte de los Masters 1000 hay otros torneos con menor repercusión mediática, aunque no por ello menos interesantes. Houston, Belgrado, Múnich o Niza también reunirán a tenistas que pondrán toda la carne en el asador para tener un mejor ránking de cara a Roland Garros. Por encima de todos destaca el Barcelona Open Banc Sabadell, un torneo al que Nadal ha dado siempre máxima prioridad para estar cerca de los aficionados locales.

Asimismo, Fernando Verdasco, Feliciano López y David Ferrer tendrán que demostrar que están en el mejor momento de sus carreras y triunfar sobre la tierra batida, que les ha sido tradicionalmente esquiva, sobre todo a los dos primeros.  

Fotografía: Anthony Doudt

Dejar respuesta