La Asociación Navarra de Autismo pone en marcha una escuela de verano para niños

0
156

La Asociación Navarra de Autismo (ANA) y el Ayuntamiento de Pamplona ponen en marcha, a partir del próximo 25 de junio, una escuela de verano para que los niños autistas no vean interrumpido su tratamiento y puedan continuar con los ejercicios que desarrollan a lo largo del periodo escolar. El proyecto, que se desarrollará con doce niños de hasta seis años, es pionero en España y estará conformado por profesionales especializados en la materia, amen de voluntarios que quieran desarrollar actividades como natación o equinoterapia.

El autismo es un trastorno infantil que afecta al desarrollo, la socialización, la comunicación, la imaginación y la reciprocidad emocional de las personas. Aunque los especialistas aseguran que es una enfermedad que incide en los más pequeños, sus causas aún se desconocen. Varios estudios sostienen que el autismo podría generarse por la falta de afectividad en la primera etapa de su vida; una educación sostenida por padres distantes y fríos podría desembocar en el aislamiento del menor.

Esta enfermedad también puede originarse debido a problemas estructurales localizados en el cerebro. La amígdala y el hipocampo son dos zonas que, en caso de que el paciente sea diagnosticado autista, concentran un elevado número de células nerviosas subdesarrolladas y de tamaño inferior al estándar.

En la actualidad sí se conoce con seguridad que se trata de una dolencia congénita, que se detecta en niños de entre 18 meses y tres años de edad, cuyos síntomas iniciales son la ausencia de contacto visual, la obsesión por los objetos, dejar de hablar y mostrar desinterés a la hora de relacionarse con los demás.

El pasado 26 de abril se publicaron los resultados de un ensayo hecho a ratones de laboratorio con el objetivo de estudiar una posible reducción en los comportamientos autistas. La investigación podría sentar las bases de un fármaco capaz de reducir actitudes compulsivas en los enfermos y facilitar una futura interacción social.

La enfermedad, que fue descubierta en 1943 por el psiquiatra austriaco Leo Kanner, sólo puede ser tratada en la actualidad mediante una educación especial inculcada de forma individualizada por expertos en la materia. Asimismo, los enfermos reciben tratamiento de carácter antidepresivo con el objetivo de controlar los síntomas de ansiedad, depresión o trastornos obsesivo-compulsivos.

Los especialistas sostienen que la mejor manera para afrontar el desarrollo de la enfermedad es acudir al pediatra desde la detección de los primeros síntomas, a fin de que se pueda determinar con certeza el padecimiento de la patología y su grado de afección. Además, muchos autistas son intolerantes a componentes como el gluten, por lo que los nutricionistas insisten en la práctica de ejercicio y en el cumplimiento de una dieta saludable.

La Asociación Navarra de Autismo  nació a principios de 2012, impulsada por padres y madres de niños con autismo de Pamplona, con el objetivo principal de ayudar a los afectados, a sus familias y a su entorno más cercano. Desde la asociación se trabaja en proyectos como terapias aplicadas en el hogar, formación de los padres para mejorar la comunicación con sus hijos y acogida a nuevas familias con diagnóstico de autismo o sin un diagnóstico claro. 

 

Imágenes: Enrique De Rosa Prieto/John Mclaird

Dejar respuesta