La aneurisma de aorta abdominal podría diagnosticarse a tiempo según científicos de la UAM

0
363

Investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) han comprobado que el estrés oxidativo es un factor importante en la progresión del aneurisma de aorta abdominal, una patología que afecta a un cinco por ciento de los varones mayores de 65 años. El trabajo, que fue publicado en la revista Arteriosclerosis, Thrombosis and Vascular Biology, constata que la catalasa –enzima presente en organismos vivos- podría prevenir la formación y desarrollo de esta enfermedad.

Metodología empleada por los científicos de la Universidad Autónoma de Madrid

Los resultados obtenidos por el equipo del doctor de la UAM Martín-Ventura suponen un gran avance para el diagnóstico precoz y el tratamiento del aneurisma de aorta abdominal, ya que la modulación del estrés oxidativo podría entenderse como una herramienta para impedir la formación de esta patología.  

El ensanchamiento de la aorta en la zona abdominal, debido a la presión arterial, puede debilitarse y ocasionar la ruptura de esta arteria. Cuando el diámetro de la aorta alcanza un tamaño igual o superior a cinco centímetros, existe una mayor posibilidad de ruptura. Los expertos aseguran que entre los factores de riesgo en la aparición de esta patología cabe señalar la edad, el tabaco, la hipertensión, la hipercolesterolemia, la aterosclerosis y factores genéticos.

La aneurisma de aorta abdominal (AAA) se caracteriza por el aumento de enzimas que degradan la pared vascular. Su formación y desarrollo es consecuencia de la destrucción de la capa de colágeno y elastina –proteína que confiere elasticidad a los tejidos- presente en la pared de la aorta. En la mayoría de los casos, la dilatación de aorta va acompañada de la formación de un trombo. Los investigadores aseguran que tanto en la formación de este trombo como en el estrés oxidativo y en la degradación e inflamación de la aorta, participan células implicadas en el sistema inmune conocidas como PMNs.

En estudios previos, los investigadores comprobaron que la reducción del número de estas células, tanto en modelos experimentales como en humanos, genera un efecto protector frente al desarrollo del aneurisma. El trabajo se centró en el análisis del conjunto de las células en pacientes con aneurisma de aorta abdominal, con el objetivo de identificar posibles bíomarcadores –moléculas que están en la sangre e indican la formación de un proceso patológico- que pudieran abrir nuevas rutas para una inhibición farmacológica de la formación y desarrollo de la enfermedad.

Asimismo, en el trabajo comparativo con enfermos y pacientes sanos, los investigadores encontraron un descenso de la enzima catalasa -encargada de la descomposición del peróxido de hidrógeno- en su expresión y actividad y, paralelamente, se observó un descenso en los niveles que reforzaría la importancia del estrés oxidativo en la evolución de la afección. Los resultados sugieren la necesidad de prevención y desarrollo de fármacos que aumenten la actividad de enzimas antioxidantes en los  pacientes enfermos. 

Imágenes cedidas por la  Universidad Autónoma de Madrid

Dejar respuesta