La acidez del mar amenaza la vida de crustáceos y corales

0
460
Un único lugar en el mundo parece resistirse: las Islas Palaos.

El incremento de las emisiones de dióxido de carbono aumenta la acidez del agua en los océanos por lo que la supervivencia de los arrecifes de coral así como numerosas especies marinas, como los crustáceos, se ve amenazada. Esta ha sido una de las conclusiones del informe de la organización conservacionista Oceana “Acidificación: ¿Cómo afecta el CO2 a los océanos?”

Conociendo esto, debemos tomar precauciones cuanto antes, ya que si las emisiones siguen aumentando al ritmo actual se producirá una extinción masiva de corales. Lo curioso es que mientras en la mayor parte del mundo esta acidificación está diezmando los corales, en las Islas Palaos (Océano Pacífico) no parece afectar a los corales de allí.

Los datos son alarmantes, desde los comienzos de la época industrial, los océanos han absorbido el 30% de las emisiones de CO2 y el 80% del calor generado por los gases de efecto invernadero. A esto se suman todas las emisiones de los humanos, que provienen fundamentalmente de la quema de combustibles fósiles. Esta continua absorción de dióxido de carbono provoca un descenso importante del PH marino, motivo por el que las aguas se vuelven cada vez más ácidas.

Esto impide la formación de estructuras de carbonato cálcico por parte de organismos marinos como crustáceos, moluscos y corales que sin ésto, no pueden formar sus esqueletos externos o conchas. Sin embargo, en Palaos, en puntos donde el agua tiene una gran acidez, los corales no se están viendo afectados.

Un equipo del Instituto Oceanográfico de Woods Hole en Massachusetts, ha estado investigando este suceso. Recogieron muestras de agua a lo largo de toda la zona, en diversos puntos del océano abierto, en arrecifes, una laguna y en varias bahías. En este estudio han podido verificar que el agua era más ácida cuanto más cerca de la tierra estaban. Una vez más los humanos con nuestra vida poco solidaria con el medio ambiente perjudicamos a la tierra y al resto de seres vivos.

Lo sorprendente de la investigación es que han conseguido demostrar que los corales que viven en esas aguas más ácidas están más sanos y son más diversos. La respuesta que dan los científicos es que la acidificación está causada principalmente por los propios beneficiarios directos de la calcificación. El proceso de formación de sus estructuras corporales pasa por la calcificación, que retira los iones de carbonato del agua marina. Otra hipótesis que ofrecen es que sea la propia respiración de estos organismos la que añade dióxido de carbono al agua cuando respiran.

Lo que no se puede entender es por qué esta es la única zona del mundo donde la acidificación no afecta negativamente a los corales y crustáceos. ¿Conseguiremos la verdadera fórmula para evitar que en el resto del mundo tampoco se extingan?

Fuentes de las imágenes: INTEF

Dejar respuesta