El salario mínimo permite el acuerdo entre Merkel y los socialdemócratas

0
77

La canciller alemana acabó cediendo ante la que fue la promesa estrella de la campaña electoral del Partido Social Demócrata para poder llegar así a un acuerdo que permita la creación de un Gobierno de gran coalición. Al salario mínimo de 8,5 euros por hora se une un segundo eje fundamental relacionado con la disminución en la edad de jubilación para aquellos que hayan cotizado durante 45 años.

Angela Merkel, canciller alemana. Foto extraída de la galería de Wikipedia. Creative Commons17 de diciembre. Ese día marcará el inicio de la tercera legislatura de Angela Merkel como canciller. Pero antes los socialdemócratas deben mostrar su aprobación al acuerdo de gobierno del pasado 27 de noviembre. Para ello se ha convocado a los más de 470.000 afiliados del Partido Social Demócrata (SPD) a un referéndum. Sin embargo la consulta, prevista para el 14 de diciembre, sólo será válida si al menos participa el 20% de la militancia. O lo que es lo mismo, unas 94.000 personas. Todas ellas dando su opinión sobre un pacto que ha obligado a la Presidenta de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) a ceder ante lo que, en numerosas ocasiones, calificó de peligroso.

El salario mínimo era una de las principales promesas electorales del SPD. Y es que Alemania era uno de los pocos países europeos que no contaba con uno a nivel nacional. Hasta la aprobación de esta medida, el límite salarial legal se fijaba en función del sector productivo y la región. A partir de ahora, el país tendrá un salario mínimo unificado. La cantidad establecida: 8,5 euros por hora.

El segundo eje se traduce en una reforma del sistema de pensiones. De esta forma, los alemanes podrán jubilarse a los 63 años si lo desean. La única condición para poder hacerlo es contar con al menos 45 años cotizados. Además, se garantiza una mejora de las pensiones para aquellas mujeres con hijos nacidos antes de 1992.

Frank Walter Steinmeier, líder del SPD. Foto extraída de la galería de Wikipedia. Creative CommonsAmbas medidas son apoyadas por la amplia mayoría de la población. Según una encuesta realizada por la ZDF, segunda cadena pública alemana, el 90% de la población está a favor de la nueva edad de jubilación anticipada. Por su parte, el 82% se muestra conforme con la implantación del salario mínimo. Sin embargo, el porcentaje de aceptación desciende notablemente cuando se habla del acuerdo en su conjunto. Poco más de la mitad, un 52%, se muestran conformes. Y es que el pacto va más allá de estos dos ejes de actuación.

La garantía de la doble nacionalidad es otro de los puntos clave. Los hijos de inmigrantes que hayan nacido en Alemania podrán ahora conservar la nacionalidad de sus padres sin perder su derecho como alemanes. A esta medida se une el compromiso a no realizar una subida de impuesto. La propia Merkel lo aseguró en la rueda de prensa en la que se dio a conocer el acuerdo. Las encuestas señalan, no obstante, que el 16% de los alemanes no lo cree posible.

El aumento de las inversiones en infraestructura de transportes, la “pensión mínima de solidaridad” de 850 euros mensuales, el abandono de la energía nuclear…en total diez medidas se desarrollan en más de 170 páginas. Un acuerdo que sin embargo no garantiza que Merkel no vaya a gobernar en minoría. Un solo voto negativo en la consulta del 14 de diciembre le obligaría a hacerlo. Si, por el contrario, el escollo es superado con éxito, la canciller contará con el voto de 504 de los 631 diputados de la cámara baja. Será entonces cuando se realizará el reparto ministerial. Se sabrá entonces los integrantes de un Gobierno que pase lo que pase ya conoce su primer nombre: Angela Merkel.

Dejar respuesta