Kyle XY, la nueva joya de Cuatro

0
143

Un joven aparece, como salido de la nada, desnudo y recubierto de una sustancia viscosa en un bosque a las afueras de Seattle. Este, pronto será bautizado en el centro de internamiento como Kyle, un peculiar chico que muestra unas singulares características: su desconocimiento del lenguaje, del mundo al que acaba de llegar, su extraordinaria inteligencia y lo más misterioso de todo: no tiene ombligo. Kyle se instala en casa de Nicole Trager, psicóloga del centro, y allí comenzará su vida en un ambiente totalmente nuevo para él. Así comienza Kyle XY, la serie norteamericana de moda en nuestra televisión.

Esta serie de ciencia ficción debe gran parte de su éxito a la doble vertiente que la historia toma. Por un lado encontramos una trama llena de incógnitas que el propio Kyle, con ayuda de su nueva familia, los Trager, buscará desvelar, pues él no recuerda nada de lo que fue su vida antes de aparecer desnudo en el bosque. Kyle se centrará en intentar recuperar los recuerdos de su pasado, al mismo tiempo que es vigilado por Tom Foss, un misterioso agente de seguridad.

Sin embargo, lo que ha convertido a Kyle XY en una serie de culto dentro del público juvenil, son las clásicas historias de instituto que en tantas películas americanas podemos observar y que aquí, también tienen su lugar.  En esta otra vertiente de la trama, encontramos los numerosos líos amorosos que los personajes de la serie se traen entre manos, en los que el mismo Kyle se verá atrapado al comenzar a descubrir sus verdaderos sentimientos sobre su vecina Amanda.

Por otro lado, los guionistas de la serie consiguen plasmar con gran éxito en los primeros capítulos de la serie, la situación que el protagonista vive en un mundo desconocido para él en todos los aspectos: costumbres, forma de vida, organización… guiándose al principio por instintos e imitando todo lo que veía. Kyle intentará comprender su mundo estableciendo una serie de lógicas, como por ejemplo, como se forman los grupos en el instituto, analizando su forma de vestir, sexo, color de pelo, etc. Esta visión que el protagonista tiene de su desconocido mundo podría compararse con la de cualquier persona que viaje a un lugar con costumbres distintas, mostrando lo difícil que puede llegar a ser, en algunos casos, comprender y adaptarse a unas formas de vida diferentes a las que estamos acostumbrados.

Kyle XY comenzó a emitirse en el canal norteamericano ABC Family en 2006, y más de un año después, el éxito de la serie al otro lado del Pacífico es una realidad, ya que actualmente se esté emitiendo su segunda temporada y ya se haya firmado la continuación con una tercera.

En España la serie apareció por primera vez en el canal digital de ciencia ficción Sci Fi, pero no fue hasta su estreno en Cuatro, cuando Kyle XY empezó a llegar al gran público. Y es que su estreno en la cadena privada vino acompañado de una gran campaña de publicidad que convirtió su primer capítulo en el mejor estreno de una serie norteamericana en Cuatro, tras el cual el chico sin ombligo consiguió un fiel número de seguidores asentándose en la noche de los miércoles, logrando promediar en los diez capítulos de su primera temporada, un 13,5 por ciento de cuota de pantalla y 2.357.000 espectadores, unas cifras se sitúan muy por encima de la audiencia media de Cuatro. En el comienzo de la segunda temporada, el miércoles 24 de octubre con el capítulo “El Profeta”, Kyle XY sigue manteniendo estas buenas cifras de audiencia para la noche de los miércoles en Cuatro.

Todos estos datos, no hacen más que constatar que Cuatro, una vez más, acierta con la emisión de una serie de ficción norteamericana que se ha convertido en la gran revelación del nuevo curso televisivo, además de pasar a ser otro de los estandartes de la cadena privada, cuando House y Anatomía de Grey, las otras dos grandes de Cuatro, no aparecerán en pantalla hasta 2008. Y es que Kyle XY es un producto fresco, que combina perfectamente sus diferentes aspectos y visiones e incluso plantea diversos dilemas morales, que hacen que el espectador pueda sentirse identificado en muchas situaciones con el extraño protagonista.

Fuentes del texto:
www.cuatro.com
www.formulatv.com
Fuente de las imágenes:
www.formulatv.com

Dejar respuesta