Kramer Vs. Kramer. Rocky Balboa

0
183

Título Original: Rocky Balboa
Año: 2006
Director: Sylvester Stallone
Guión: Sylvester Stallone
Producción: William Chartoff, Kevin King, Charles Winkler, David Winkler
Música: Bill Conti
Fotografía: J. Clark Mathis
Edición: Sean Albertson
Casting: Diana Heery y Sheila Jaffe
Diseño de Producción: Franco-Giacomo Carbone
Dirección Artística: Michael Atwell
Intérpretes: Sylvester Stallone, Burt Young, Milo Ventimiglia, Geraldine Hughes, James Francis Kelly III, Tony Burton, A. J. Benza, Talia Shire, Henry G. Sanders, Pedro Lovell, Ana Gerena, Angela Boyd, Louis Giansante


ROCKY 33 Y 1/3 (TODAVÍA EN FORMA)
Por
José Ignacio Rabanal

Sé que debería criticar la violencia en el cine y las películas que pregonan que los golpes pueden demostrar la valía de una persona. También debería criticar la nula capacidad interpretativa de Sylvester Stallone. Debería criticar las ¿segundas? ¿quintas? ¿centésimas partes-nunca fueron buenas-? Quizá debería hacerlo, pero iba con unas expectativas tan malas que la película me sorprendió.

Por supuesto que Stallone no es Robert de Niro ni Al Pacino. Puede que no valga para ningún otro papel, pero él es Rocky. Es probable que no sepa interpretar nada más, pero no hace falta que interprete nada. Transmite fuerza, potencia y, al mismo tiempo, decadencia. Es brutalmente tierno.

No puedo decir nada más de una película que no aportará nada a sus espectadores. Una película que no es ejemplo para nadie; que no trata problemas sociales, que no intenta concienciar a nadie de nada. “Sólo” entretiene. No hace mordernos las uñas aún siendo completamente predecible y eso, se mire como se mire, es un mérito.


“LA PELEA SIGUE DENTRO DEL CORAZÓN, QUE ES EL ÚLTIMO QUE ENVEJECE”
Por
Eva Sánchez

Stallone sin duda tiene razón, porque ¿quién se atreve ahora a decir que boxear es para jovencitos? El famoso actor se siente bien con su último trabajo. Rocky Balboa es una buena película.

Aunque la primera entrega de Rocky fue la premiada con el Oscar a la mejor película y a pesar de que muchos productores rechazaron el guión, a mí me ha gustado más ésta.

A sus sesenta años, Stallone ha vuelto a encumbrarse con el personaje que le dio la fama hace ya treinta. Seguramente ha contribuido en este triunfo personal el hecho de que haya escrito y dirigido el filme, lo que sin lugar a dudas le ha implicado de lleno en el proyecto.

El éxito radica en la historia: ¿Qué le queda a un luchador cuando la lucha ya ha concluido? Lo físico pasa a un segundo plano y entran las emociones, las sensaciones, lo esencial. Es por ello que el espectador la hace suya.

Son muy buenas las interpretaciones de Stallone y de Burt Young. Y Milo Ventimiglia, a quien muchos recordarán por sus apariciones en “Las chicas Gilmore”, sorprende gratamente a lo largo de la cinta.

La ciudad de Philadelphia es un gran escenario, pues proporciona una fotografía magnífica al italiano.

Pocos creíamos que el actor pudiese sobrevivir a esa espiral decadente tan fuerte en la que estaba atrapado. Ni siquiera él mismo confiaba en ello, como dejaba entrever en algunas de sus declaraciones. Sin embargo, ha logrado levantarse, al igual que el boxeador de esta historia. La campana suena y la lucha continúa, como la vida misma.

Es una de esas películas que no caducan, ya saben a lo que me refiero.

Fuentes de la imagen:
www.nove.firenze.it,
www.rocky-balboa-news.newslib.com
www.larazon.es

Dejar respuesta