Kramer Vs Kramer: ¿Qué les pasa a los hombres?

0
309

Qué les pasa a los hombresOlvidable desde el principio
Por Daniel Lobato
Si lo que buscas es pasar un rato de total intrascendencia que roce el aburrimiento, ¿Qué les pasa a los hombres? es tu película. Empapándose de convencionalismos y clichés, el film ofrece una imagen de la mujer – en un intento de hacer una comedia – con unos valores muy anticuados y machistas, de mujeres cuya única ambición en la vida es cazar un buen hombre con el que casarse y formar una familia.
El director
Ken Kwapis presenta varias historias acerca de las relaciones entre hombres y mujeres que pretenden abordar la mayor parte de las posibilidades que se dan, pero realmente lo que tienen en común todas ellas es su falta de interés, son historias vacías y carentes de fuerza.

La película cuenta con muchas caras bonitas y algunos actores con más nombre que talento para llamar la atención, pero el estar tan estereotipada, con unos personajes muy planos y un humor que se queda en las intenciones, la cinta pierde su gancho mucho antes de cumplirse las dos – largas – horas que dura.

Las interpretaciones, discretas ellas, no dan mucha opción a entrar en valoraciones. El ejemplo lo tenemos en Ben Affleck, que lejos de actuaciones como las de “La sombra del poder” o “Hollywoodland”, nos ofrece el mismo registro que tanto se le ha criticado en cintas como “Pearl Harbor”: mucha pose y poca alma en el personaje. Más de lo mismo se puede decir del resto.

Qué les pasa a los hombresLa señorita Scarlett Johansson, para alegría de muchos, está para mostrar sus atributos, pero poco más… y francamente, por lo que cuesta una entrada de cine hoy día, es de recibo ofrecer algo más.

No todo podía ser negativo. La trama protagonizada por Ginnifer Goodwin y Justin Long es la que, con menos pretensiones, logra esbozar más de una sonrisa en el espectador. Y cómo no… Jennifer Connelly. Los años le están sentando como a nadie a la neoyorquina, en todos los aspectos.

Con un atractivo que lo inunda todo a su alrededor y una mayor verdad en sus ojos, se cree sus personajes transmitiéndolo a través de la pantalla. Lástima que lo demás no la acompañe como se merece.


Qué les pasa a los hombresRealismo Posmoderno
Por Héctor Acebo
No suele el formato de las actuales series televisivas (tan dadas al discurso moralizante chanflón, a la voz en off remachada por musiquitas de videojuegos, a las líneas narrativas conectadas a partir de últimas frases, poses o tics), no suele el formato de las series, decía, ajustarse al séptimo arte, deudor de una fórmula literaria llamada elipsis que obliga a contar sólo lo estrictamente necesario. Ni un plano de más, ni un plano de menos.

El guión de Qué les pasa a los hombres (cuyo título original, He’s just not that into you, viene a decir Él no está interesado en ti) está basado en una obra de Grez Behrendet y Liz Tuccillo (guionistas de la serie Sexo en Nueva York). Al parecer, se trata de uno de esos vulgares best-seller de auto-ayuda que tanto gustan a los treintañeros (de la clase media-alta, en este caso) emocionalmente escasos.

Qué les pasa a los hombresA ese estereotipo responden en el filme los protagonistas, encarnados por rostros donosos y conocidos (Scarlett Johansson –a años luz de Match point o Lost in translation, Jennifer Connelly, Jennifer Aniston, Drew Barrymore…). Son personajes sin matices, mal dirigidos, como tantos otros de la vida misma. Pensándolo bien, tan realista es el filme que se permite el lujo de introducir entrevistas a la gente de la calle con el fin –imagino– de objetivar lo que se está viendo. Para que todos ustedes se reconforten en las desgracias ajenas, en la igualdad de caracteres…, pese a que una semana más tarde probablemente hayan olvidado (¡como en la vida!) el título y el argumento.

Tan realista es esta comedia –decía– que la cámara del director Ken Kwapis apenas se mueve sola durante los 129 minutos del metraje, salvo en una escena final (jugando con unos espejos). Porque la puesta de escena es la vida misma. Un pub novísimo, una oficina confidencial, una calle de diseño, un salón amenizado por los teléfonos móviles (tan traicioneros). Para qué forjar un travelling, si pueden marearse, y las palomitas cada vez están más caras… Para qué interrumpir con una elipsis el discurso, si aquí vienen, en fin, a entretenerse. Como cuando espían (o ponen a parir) al vecino.


Qué les pasa a los hombresQué les pasa a los hombres
Dirección: Ken Kwapis.
Intérpretes: Ginnifer Goodwin, Scarlett Johansson, Bradley Cooper, Jennifer Aniston, Jennifer Connelly.
Género: comedia. EE UU, 2009.
Duración: 129 minutos.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=PrQ5-JYG-Tk[/youtube]

Fuentes de la información:
PAREDES BADÍA, Israel: “Ni nada bueno ni nada malo, tampoco nada nuevo”, Dirigido por…, nº 389, 5/09

Dejar respuesta