Kramer Vs. Kramer. El Camino de los Ingleses

0
179

Título Original: El camino de los ingleses
Año: 2006
Trailer: Clic aquí para ver el trailer
Duración: 118 minutos.
País: España
Director: Antonio Banderas
Guión: Antonio Soler (Novela: Antonio Soler)
Música: Antonio Meliveo
Fotografía: Xavi Giménez
Reparto: Victoria Abril, Juan Diego, Fran Perea, Alberto Amarilla, María Ruiz, Raúl Arévalo, Félix Gómez, Marta Nieto, Mario Casas, Berta de la Dehesa, Antonio Garrido, Antonio Zafra, Cuca Escribano, Lucio Romero, Ronky Rodríguez, Miguel Ángel Rodríguez
Productora: Green Moon / Sogecine
Web Oficial: http://www.sogecine-sogepaq.com/camino/
Género: Drama


EL CAMINO DE LOS INGLESES. UN TROZO DEL SUBCONSCIENTE
Por
José Ignacio Rabanal

No se trata de una película convencional y, por lo tanto, no me gustaría ser convencional hablando de ella. Digamos que El camino de los Ingleses es una vuelta de tuerca más al eterno retorno. Es una historia que se envuelve a sí misma creando un mundo particular, con un lenguaje y unas reglas visuales propias y fascinantes. Quizás cueste entrar en esa maraña de códigos extravagantes y oníricos que nos plantea Banderas, pero si le damos una oportunidad, nos sumergiremos con pleno derecho y pasaremos a formar parte de un universo denso y omnipresente.

Con todas las extrañezas, hiladas efectivamente en la trama, el director malagueño nos invita a echar un vistazo no a los años 70 de España, sino a la intemporalidad de la adolescencia. De cualquier adolescencia. Entramos en una ausencia de tiempo donde interactúan unos personajes de rasgos fuertes, bien construidos y mejor interpretados. Podemos ver los anhelos e inquietudes de un protagonista que quiere ser poeta a la edad en la que todos somos un poco poetas. También podemos ver los efectos tremendamente nocivos del amor y de los desengaños familiares. La película no cuenta una historia, cuenta emociones, sentimientos y trata de hacerlo mediante sensaciones, rozando a ratos el video-arte.

Resulta especialmente interesante la creación de un espacio-tiempo cerrado que da sensación de artificiosidad y que, por otro lado, no molesta en absoluto. Es más, ayuda a potenciar el dramatismo del conjunto. Antonio Banderas sorprende, sobre todo después de la correcta aunque convencional Locos en Alabama. En El camino de los ingleses todo es intimidad. El director parece haber encontrado una estética propia, aunque es muy pronto para confirmarlo.

Las interpretaciones son más que correctas. Especialmente reseñables son las de Amarilla, con el papel protagonista, y Perea, con un papel de narrador-poeta-personaje-locutor que sorprende durante todo el metraje. No se trata de un contador de hechos, sino de alguien que narra sensaciones. Un elemento cinematográfico que  entra y sale de la trama hasta demostrar que ni siquiera él está fuera del baile de las falsas apariencias que puebla esta historia. Este personaje es una metáfora de la propia película.

Quizás se le puedan achacar algunos defectos de montaje. Es posible que no nos lleve a ningún sitio, como el mismo Camino de los ingleses. Pero los sueños tampoco y esa es la sensación que se tiene al salir de la sala.


INDESCRIPTIBLE
Por
Eva Sánchez

Para empezar, les puedo decir que los espectadores abandonaban la sala. Y les confieso que yo también tuve fuertes deseos de hacerlo, sin embargo, no ocurrió así por el respeto que me merecen todos ustedes.

Es una copia mala de Almodóvar. Los cambios de secuencias marcados por colores vivos o por el fundido de imágenes a partir de diversas formas y objetos, las secuencias, los planos, el uso del color, los personajes marginados, los temas y hasta la chica es Almodóvar. Sin embargo, todo ello carece de las características que han impulsado al director oscarizado a ocupar el lugar donde está, como puede ser la profundidad en el análisis de la psicología de los personajes, además de la carencia de superficialidad en el tratamiento de los temas. Almodóvar crea una magia muy peculiar, que por supuesto no está al alcance de todos.

En El camino de los ingleses no hay argumento, sino que se trata de un retrato sobre las vidas de unos jóvenes perdidos, en el mal sentido de la palabra, que no representan a la adolescencia de ningún modo. Vidas vacías y sin sentido ni expectativas. Sólo el sexo parece importante. Y ya que hablamos de sexo, hay escenas que podrían habernos ahorrado. Si la han visto, ya sabrán a cuáles me refiero y que aquí y ahora no voy a explicar (lo siento por los curiosos).

Muy lenta.

Los intérpretes no son malos…, ni buenos. Sólo merece una especial mención Victoria Abril.

Demasiados disgustos encontramos en la vida, como para pagar una entrada de cine (ya tan cara, por cierto) para deprimirnos aún más. Porque así es esta película: deprimente.

Ahora bien, la banda sonora es brillante. Y el sonido y el montaje están bien hechos. Si les gusta Almodóvar, puede que la toleren, aunque les aseguro que la calidad de El camino de los ingleses es muy inferior.

Antonio Banderas, con los años, se ha convertido en un gran actor. Quizá, con el paso del tiempo, también llegue a ser un director excepcional.

Fuentes:
www.filmaffinity.com
es.movies.yahoo.com
www.elcaminodelosingleses.com
 

Dejar respuesta