Kramer Vs. Kramer. 007 Casino Royale

0
171

Título original: Casino Royale.
Dirección: Martin Campbell.
País: Reino Unido, República Checa, Alemania y EEUU.
Año: 2006.
Duración: 144 min.
Género: Acción, thriller.
Interpretación: Daniel Craig (James Bond), Eva Green (Vesper Lynd), Mads Mikkelsen (Le Chiffre), Jeffrey Wright (Felix Leiter), Judi Dench (M), Giancarlo Giannini (Mathis), Caterina Murino (Solange), Simon Abkarian (Dimitrios), Jesper Christensen (Sr. White), Ivana Milicevic (Valenka).
Producción: Michael G. Wilson y Barbara Broccoli.
Música: David Arnold.
Fotografía: Phil Méheux.


CRAIG, UN 007 POCO CONVENCIONAL
Por Eva Sánchez

James Bond no ha dejado indiferente a nadie en esta nueva entrega, que poco tiene que ver con cualquier otra película del agente. Casino Royale, basada en la primera novela que escribió Ian Fleming sobre el agente, se asemeja más a películas de acción como Misión Imposible o El Caso Bourne.

Martin Campbell presenta en esta producción a un James Bond impulsivo y capaz de enamorarse. Nos muestra la cara más humana del superagente, con sus virtudes y sus defectos.Daniel Craig ha trabajado duro y ha demostrado que el papel no le venía grande, una tarea difícil, teniendo en cuenta a sus tan buenos antecesores y, cómo no, la multitud de críticas que se desencadenaron cuando supimos que sería el nuevo 007.

A pesar de sus ojos azules y de su pelo rubio, que le brindan una imagen de niño angelical, Craig ha transformado a James Bond y lo ha convertido en un agente mucho más duro que los anteriores, combinando la agresividad con un atractivo espectacular. Asimismo, su imponente físico hace más creíbles las escenas de acción que vemos en pantalla, algo que no ocurría con Brosnan.

Por otro lado, Eva Green, la chica Bond no es aquella explosiva que aparecía junto al cochazo sofisticado y provisto de la más alta tecnología, sino que es una mujer cercana, con una belleza elegante y no artificial. La actriz destaca por su papel, al igual que los actores secundarios. Judi Dench resulta brillante en su interpretación de M.

Sin demasiados efectos especiales, el director consigue entretener al espectador durante casi dos horas y media de metraje.

La banda sonora de David Arnold es entretenida y adecuada para una película de acción, pero le falta la huella de Bond, su personalidad musical, tan clara en las otras bandas sonoras.

La fotografía, buenísima, excepcional. Sólo por ello ya merece la pena.

Fuentes del texto: www.labutaca.net
Fuentes de la imagen:
www.primerahora.com, www.npr.org


007 CASINO ROYALE. CARA DE POKER
Por José Ignacio Rabanal

Tengo una autentica primicia para mis queridos y sufridos lectores: Acaba de nacer un nuevo género. La Tragicomedia romántica de tiros. Pese al mérito que se presupone a una película que inaugura temática, no podemos dejar de observar ciertos defectos de forma. Sin embargo, esto es propio de los pioneros y es de suponer que, si este despropósito sigue llevándose a cabo, se pulirán las irregularidades en sucesivas entregas.

Pero no vamos a quedarnos aquí, puesto que Casino Royale no estrena sólo género, sino también un nuevo Bond, James Bond. En este caso y al igual que con cada uno de los anteriores, el actor de turno recibirá numerosas críticas hasta que nos acostumbremos o le suceda como al deplorable Timothy Dalton o George Lazenby (que más bien parecía “súper agente 87). Daniel Craig no es un Bond al uso. A primera vista parece más bien un agente de la KGB con exceso de anabolizantes y, conforme avanza el excesivo metraje, nos damos cuenta de que el refinamiento ha sido sustituido por alguien que atraviesa paredes literalmente. Por supuesto que no faltan los toques de humor propios de 007, pero no son los diálogos. Es la actitud. Craig se mueve en pantalla como un armario y, excepto en ciertos momentos, no concuerda con el espíritu del personaje de Ian Fleming. Si bien, es posible que este desmesurado Bond esté más cerca del personaje literario, nos debemos mentir; James Bond es ya más cinematográfico que literario y, en este sentido, sí es infiel a su legado.Por otro lado, la película tiene momentos espectaculares que harán las delicias de los fans. Tenemos una chica  Bond  (Eva Green) con más clase de la habitual que realiza una buena interpretación de su previsible papel. También vemos un lado más humano de M y, por supuesto de 007. Lamento profundamente la oportunidad que se ha perdido para explorar las posibilidades dramáticas del personaje. Lamento que se castigue a los seguidores con  dos horas y cuarto de las que sobran tres cuartos.

Aun así, los incondicionales debemos ir a verla. En cierta medida sí nos explicará algunos aspectos de James Bond. Además, démosle una oportunidad a Craig. No así a su director, Martin Campbell, pero si al actor. Quizás sea porque en esta película se trataba de poner cara de pocker y eso no se le da nada mal. Contagia al espectador.


Dejar respuesta