Kore-Eda nos roba el corazón con su última película, “Milagro”

1
120

Cartel de la película

Los cines Golem de Madrid acogieron la proyección para la prensa de Milagro, la última película de Hirokazu Kore-Eda, director de la multipremiada Still walking. Con ternura, humor y algo de tristeza, el cineasta nipón narra la historia de dos hermanos de diez y doce años que viven separados y se lanzan a una aventura en busca de un milagro que pueda juntarlos de nuevo. Este viernes, al fin, se podrá disfrutar en las salas españolas.

La película se presentó el pasado mes de septiembre en el Festival de Cine de San Sebastián, y ya entonces puso en pie a crítica y público, que la señalaron como la máxima favorita a llevarse la Concha de Oro. No fue así, pues el jurado presidido por Frances McDormand decidió premiar a Los pasos dobles, de Isaki Lacuesta, en la que fue una de las decisiones más polémicas de los últimos años del festival donostiarra. Milagro, eso sí, se llevó con toda justicia el premio al mejor guión. Y es que la historia, con sus diálogos y sus acciones, permite mirar con los ojos de los dos protagonistas, una mirada ingenua, tierna, que contempla el mundo como un gran escenario donde, frente a la realidad, hay cabida para los milagros.

La historia se centra en los hermanos Koichi y Ryunosuke (encarnados por Koki y Oshiro Maeda, hermanos en la vida real), que viven separados debido al divorcio de sus padres. Koichi, el mayor, vive con su madre y abuelos en Kagoshima, un pueblo sobre el que el cercano volcán Sakurajima escupe cenizas incesantemente. El pequeño, Ryunosuke, de sólo diez años, vive con su padre en Fukuoka. Se comunican por teléfono y comparten, en medida de lo posible, las pequeñas batallas de sus vidas cotidianas, pero anhelan pasar más tiempo juntos y vivir unidos, como una familia.

La situación no tiene vistas de cambiar, pero entonces surge una remota posibilidad que puede hacer que sus deseos se cumplan: han instalado una nueva línea de shinkansen (tren bala) que une Kagoshima y Nakata, y se rumorea que cuando los trenes que parten de ambos lados se crucen, se producirá un milagro. Basta con estar ahí cuando suceda y formular un deseo. En el viaje, los hermanos irán acompañados por sus respectivos amigos, cada cual con un deseo en mente, desde convertirse en una actriz de éxito a resucitar a un perro fallecido.

La aportación de los niños es impagable. Dice Kore-Eda que durante el rodaje no daba la impresión de que estuvieran interpretando, sino viviendo realmente la historia. Y esa es también la impresión del espectador, que queda asombrado por la naturalidad y espontaneidad de los actores, en especial de los dos protagonistas, pero también de quienes los rodean. Poseen una inocencia y una frescura que ya quisieran para sí muchos intérpretes.

En definitiva, cabe resaltar la magia de una película que nos devuelve a la infancia, aunque es imposible verla sin un cierto sentimiento paternalista. Perfecta en casi todos los sentidos, genialmente escrita, dirigida e interpretada, y maravillosamente acompañada por la música del grupo Quruli. Es muy difícil, por desgracia, encontrar hoy en día una película así en cartelera, como lo es encontrar un director como Kore-Eda en el panorama cinematográfico internacional. Milagro es un homenaje a la vida.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=JOSomjF4sXo[/youtube]

 Fotografías: GA-GA

1 Comentario

  1. Extensa informacion que nos resumen lo que nos encontraremos en la sala,bien enfocado el articulo.Fresca comprension en el articulo.

Dejar respuesta