Kentucky se proclama campeón de la NCAA

0
60

Se mantuvieron los pronósticos en la NCAA y los favoritos Kentucky Wildcats se alzaron con el título de campeón del torneo universitario. Los Kansas Jayhawks, campeones en 2008, no pudieron vencer al equipo liderado por Anthony Davis, que ha sido elegido como Jugador del Año en su primera temporada en el baloncesto universitario, un logro que hasta la fecha sólo había alcanzado Kevin Durant.

La 'locura de marzo' de la NCAA terminó con el título de Kentucky

El partido empezó con buen pie para los Wildcats, que consiguieron una ventaja de diez puntos en los primeros minutos, aumentada hasta un 39-21 a tres minutos del final de la primera mitad. Los Jayhawks, no obstante, limitaron daños y acabaron el periodo con un desfavorable 41-27. Mientras tanto, el probable número uno del ‘draft’ del año que viene, Anthony Davis, demostraba su poderío sin necesidad de anotar. Tras el primer periodo llevaba un punto, nueve rebotes, tres tapones y otras tantas asistencias.

El segundo tiempo empezó con los de Kansas saliendo a morder en defensa, pues a lo largo del torneo ya habían protagonizado diversas remontadas. Por desgracia, el ataque no acompañó a las acciones defensivas y sólo consiguieron acercarse a diez puntos antes de que los de Kentucky pisaran de nuevo el acelerador, consiguiendo una ventaja de quince puntos a cinco minutos del final del partido.

Cuando todo parecía perdido, los Jayhawks tiraron de casta y, gracias a la defensa y a la garra de su estrella, Thomas Robinson, y a los triples de sus jugadores exteriores, redujeron las distancias a tan sólo cinco puntos (62-57) a falta de 1:38 para la conclusión del choque. Hasta aquí llegó la épica, pues una serie de errores y el acierto de los Wildcats desde la línea de tiros libres dieron la victoria a los de Kentucky.

Este título significa la consagración definitiva del entrenador de Kentucky, John Calipari, quien siempre había sido capaz de convencer a grandes estrellas para que acudiesen a su universidad, aunque se le criticaba por no haber conseguido nunca un título. Además, esta victoria supone el éxito de su política de reclutamiento: ficha a los mejores jugadores, pero éstos sólo pasan un año en la universidad y cada temporada se ve obligado a reorganizar el equipo.

El otro gran vencedor del torneo es Anthony Davis, quien también se llevó el galardón de mejor jugador de la Final Four, logrando en el partido decisivo los nada despreciables números de seis puntos, 16 rebotes, seis tapones, cinco asistencias y tres robos.

Por el lado de Kansas City queda la amargura de haber nadado tanto para morir en la orilla, pero también la satisfacción de llegar a una final para la que no eran en absoluto favoritos. En cuanto a su mejor jugador, Robinson, tuvo una noche complicada en el tiro, pero acabó con 17 rebotes y 18 puntos, demostrando que es un trabajador nato capaz de jugarse el físico en cada balón; muy probablemente, saldrá elegido junto a Davis entre las posiciones más altas del próximo sorteo de novatos de la NBA.

Fotografía: Chet White (UK Athletics)

Dejar respuesta