Juntos contra la poliomielitis

0
689

Para marcar el inicio de la lucha contra la poliomielitis hay que remontarse a 1840 con Jacokb Heine, pero los estragos y fallecimientos por esta enfermedad son previos a esta fecha. Finalizada la Segunda Guerra Mundial, en 1949 empezaron a realizarse las primeras investigaciones para desarrollar vacunas capaces de frenar la enfermedad y borrarla del mapa de muchos países. En la actualidad se ha conseguido reducir el número de casos en un 99 por ciento, abriendo un nuevo horizonte que  marcará el principio del fin de la polio.

Vacuna oral contra la poliomielitis

La poliomielitis o parálisis infantil es una enfermedad provocada por el poliovirus, que afecta especialmente al sistema nervioso y que es, además, altamente contagioso. La patología, que emerge en climas templados, de veranos cálidos e inviernos moderados, afecta en su mayoría a niños de entre cinco y quince años, cuyo contagio puede producirse por ruta fecal, oral o mediante secreciones respiratorias.

Cuando la infección llega al sistema nervioso central, el virus contamina y arrasa las neuronas motoras, provocando un debilitamiento muscular severo y parálisis aguda flácida. En uno de cada doscientos casos, la parálisis resulta irreversible, y de ellos, entre el cinco y el diez por ciento provocan el fallecimiento del enfermo al paralizarse su sistema respiratorio.

El doctor Jonas Salk fue el creador de la primera vacuna, que empezó a utilizarse en 1955 por inyección. Seis años más tarde, el doctor Albert Sabin dio vida a la que se convertiría en la auténtica herramienta contra la polio, una vacuna oral compuesta por una cepa viva atenuada del virus.

A partir de 1988, la Organización Mundial de la Salud (OMS) inició varias campañas para luchar contra la poliomielitis, hasta ese momento una patología endémica mundial con más de 300.000 afectados en todo el globo. Estas actividades contra la enfermedad pretendían alcanzar su erradicación total a principios del siglo XXI, pero los objetivos no se cumplieron. Aun así, la OMS anunció en 1994 que la Región de América se encontraba limpia de polio, éxito que se repetiría en el 2000 en la Región del Pacífico y en 2002 en Europa. En total, más de cien países fueron liberados del virus.

Las buenas noticias también llegarían a India, un país que siempre se ha visto afectado por la poliomielitis. Si en 1985 esta enfermedad afectaba a 150.000 personas, en 2009 la cifra había disminuido a los 741 enfermos. Por fin, tras años de lucha, en 2011 se registró el último caso de polio en el país asiático.

Gráfico afección poliomielitis en la médula espinal

En la actualidad, varios grupos científicos trabajan en estudios que anuncian el fin del virus. Entre ellos destaca el  liderado por la OMS, el Club Rotario, Unicef y la Fundación Bill y Melinda Gates, para el que se han realizado campañas masivas en países afectados por la enfermedad. 

Si  los resultados de la investigación en la India fuesen satisfactorios, sólo quedarían tres países en el punto de mira: Pakistán, Afganistán y Nigeria. En estas zonas no se ha logrado erradicar nunca la polio y, de hecho, los casos han aumentado en los últimos doce meses. El peligro es visible, ya que en los últimos tres años se han registrado casos de contagio en otros países cercanos que, hasta la fecha, eran inmunes a la enfermedad. Los problemas primordiales en estos países son la postura de sus respectivos gobiernos a la hora de emprender campañas de vacunación y de ayuda, como es el caso de Nigeria, y la falta de seguridad, como ocurre en Afganistán.

Sin embargo, los organismos que luchan contra el virus no van a desistir, ya que cada vez están más próximos a conseguir su objetivo. Con más ayudas económicas y una mayor insistencia y extensión de campañas de vacunación, quizá sea posible lograr en un tiempo no muy lejano la erradicación absoluta de la poliomielitis. 

Imágenes: Gobierno Aguascalientes/Poliospinaldiagram

Dejar respuesta