Julio Bobes, Presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica: “La potencialidad de violencia en enfermos mentales es muy inferior al de la sociedad en general”

0
523

El doctor Bobes es miembro de CIBERSAM, el centro de investigación médica en red de salud mental, catedrático de Psiquiatría en la Universidad de Oviedo y presidente de la SEPB. Además, es uno de los investigadores más prestigiosos de nuestro país y ha dirigido y participado en muchos de los estudios más relevantes de las últimos años en materia de Psiquiatría.

¿La depresión será la gran enfermedad del siglo XXI?
Es una enfermedad que estará en el siglo XXI. De los trastornos mentales y del comportamiento es una de las más prevalentes junto con los trastornos de ansiedad. Esto sucede desde hace ya muchos años, no es por la crisis, ni tiene que ver con las perspectivas de un país, sino que están vinculadas a la determinación genética y a los acontecimientos vitales desfavorables.

¿Cómo está avanzando la psiquiatría?
Muy rápido. Los años 90, la década del cerebro, han dado lugar a muchos avances tecnológicos. Por una parte, podemos conocer mejor los aspectos genéticos, y por otro lado, hemos conseguido imágenes del cerebro tanto en condiciones normales como cuando está enfermo. Ahora somos capaces de diferenciar mucho mejor los diferentes subtipos de enfermedades y de hacer un diagnóstico más preciso y por tanto, dar un tratamiento precoz.

En los medios de comunicación, los enfermos mentales suelen ser protagonistas en noticias relacionadas con la violencia ¿Tenemos una imagen errónea de la psiquiatría?
El sistema social conoce las enfermedades que salen en los medios de comunicación, lo que se cura no trasciende. El potencial de violencia de las personas con enfermedad mental es muy inferior al de la sociedad en general. Debido a la inexplicabilidad racional de ese tipo de comportamientos, hay mucho temor a que los enfermos mentales hagan cosas inesperadas. Una madre que ahoga a sus hijos pequeños no tiene ninguna justificación social. Es verdad que es muy difícil de comprender, la sociedad entiende las enfermedades mecánicas (el desgaste de los huesos, las que vienen dadas por los años…), sin embargo, las determinadas por la genética son más difíciles de asimilar. Pese a la imagen de los médicos de psiquiatría, en las últimas dos décadas los psiquiatras nos hemos convertido en personas muy apreciadas, de hecho, no hay ningún psiquiatra en el paro.

¿Es importante la prevención?
Si, al igual que en el resto de enfermedades médicas. Identificar pronto es tratar pronto y los resultados son mejores.

¿Por qué no se hacen campañas de prevención psiquiátrica?
En las campañas hay que medir la eficacia. Muchas veces son campañas que pretenden informar, sin embargo, con la información, el sistema social no siempre cambia. El nivel de obediencia de nuestro país no es siempre el deseable. Lo psico-educativo sirve para que los sanos hablen de lo que les pasa a los enfermos, pero los enfermos no cambian con ese tipo de planteamientos.

¿En España se dedican suficientes recursos?
España dedica el 5 % del presupuesto de sanidad a atender la salud mental, casi estamos en la media europea. Sin embargo, el compromiso que se adquirió en enero del 2005 a través de una reunión, promovida por la OMS, de los ministros de sanidad de la Comunidad Europea se acordó que para 2010 se pasaría al 10% y la realidad es que no lo estamos consiguiendo.

Cuando una persona tiene antecedentes genéticos ¿Cómo puede cuidar su salud mental?
Debe cuidarla muy bien. Los acontecimientos vitales desfavorables se suman a la carga genética de vulnerabilidad que tenga el individuo, por tanto, cuanto menos acontecimientos desfavorables tenga que mejor, ya que por sobrecarga del entorno se pueden desencadenar complicaciones. Si se ve en situaciones de duda, donde le cuesta afrontar las cosas de la vida diaria debe pedir consejo.

Fuente de imagen:
www.diariomedico.com

Dejar respuesta