José A. Ventín Sánchez: “Estamos en una sociedad que no cuestiona las cosas”

0
168

La radio sigue siendo el motor de muchos, o al menos es parte del hombre que hizo posible una de las primeras emisoras que dio cabida a las prácticas universitarias en la Universidad Complutense. Presidente de la asociación Altavoz y fundador de la Asociación para la Formación, la Investigación, la Comunicación y el Desarrollo (AFICOM), el periodista José Augusto Ventín Sánchez es desde 2010 director de la emisora Unión Madrid, un medio que defiende los derechos de los trabajadores y que ahora abre sus puertas a La Huella Digital.

Unión Radio durante la emisión de su programa en la Puerta de Sol de Madrid.

Radio, prensa… ¿Qué es exactamente Unión Madrid? ¿Cuál es su soporte?
Unión Madrid es un medio de comunicación que funciona por las nuevas tecnologías.
Somos digitales, no emitimos por radiofrecuencia. Por otro lado, la página web no es el soporte de la radio, sino que es el medio en sí misma. Integramos radio y periodismo escrito, y esperamos incorporar televisión a tres años vista. 

Unión Madrid también es una Escuela de Comunicación, surgida de un convenio de colaboración entre AFICOM, Altavoz y la Secretaría de Comunicación de UGT-Madrid. ¿Quién forma y a quién va dirigido este proyecto?
El setenta por ciento de unos cuatrocientos alumnos son estudiantes de Comunicación, Periodismo y Publicidad. El treinta por ciento otro restante somos profesionales, licenciados y gente que ya está trabajando. 

Es un proyecto para todo el que se quiera unir. Un medio de carácter social y no lucrativo, en plena ebullición. El cincuenta por ciento de los cursos son gratuitos y el resto tienen un coste simbólico, para contratar a unos profesores y mantener el equipo. Tenemos colaboración con otras emisoras y, hasta el momento, ya son cuatro con las que tenemos programa.

¿Cuáles son sus objetivos y proyectos?
Integramos investigación y formación. Esto último enfocado en el área de la escuela. Tampoco se pueden crear profesionales si previamente no ha habido investigación en alguna materia. En el cuadro docente hay cuatro doctores en Periodismo que llevan trabajando durante años en la docencia e investigación. 

Ahora mismo llevamos dos proyectos. Tenemos un convenio con la Biblioteca Nacional, que es un análisis sobre cómo los avances tecnológicos han condicionado la producción del mensaje periodístico. El otro abarca un análisis sobre los accidentes de trabajo en los medios de comunicación, primero en Cataluña y ahora en Madrid. En España hay más muertes por accidentes de trabajo que por violencia de género, pero esto no se sabe. 

Uno de los puntos fuertes de la Escuela de Comunicación de Unión Madrid es la edición de programadas radiofónicos, algo de lo que carece la formación académica universitaria… 
En la Universidad hay buenos docentes que han sido grandes profesionales, pero también hay muchos docentes que no lo han sido. Los cursos que nosotros damos los imparte gente bastante buena. No sólo aprendes a manejar el programa, sino a realizar toda la dinámica de producción. 

Los alumnos pueden aprender Indesign, Photoshop, Audacity… pero Unión Madrid también oferta un programa muy novedoso como es Audiodrama. ¿En qué consiste?
Es un teatro radiofónico, pura ficción sonora realizada por grandes profesionales.

Como director de un medio de comunicación tan joven, ¿cuál cree que es la causa de la falta de credibilidad, una de las mayores crisis del periodismo?
El problema es que estamos en una sociedad que no cuestiona las cosas, un vicio que tiene la profesión y la sociedad, cada vez menos acostumbrados a ver el por qué, a cuestionar las argumentaciones que nos dan. Los periodistas casi no preguntan. 

Durante la retransmisión de una obra de ficción sonora.

Pero cuando lo intentan, tampoco les dejan…
Eso ocurre en temas sobre cuestiones políticas; hay otras ruedas de prensa donde no hay preguntas. Otro problema es que estamos acostumbrados a la inmediatez. Queremos ser el primer medio que publique una noticia con unas relaciones aún no estructuradas en su elaboración. Esa conversión estructural en las redacciones es un serio problema.

Twitter se ha convertido en una plataforma que convierte el hecho en noticia. Los medios de comunicación se han acostumbrado a ello, a dar a la sociedad lo que pide y no lo que importa….

Soy de los que creen que los medios dan lo que pide su público, porque hay que escribir para ellos. Haciendo una contraposición, el periódico La Razón se adapta a los criterios morales de su público, como ocurre con Público. Los medios de comunicación intentan aglutinar esas individualidades y escribir acorde a los principios éticos, estéticos y morales de sus públicos. Lo que sí es cierto es que hay una especie de consenso donde esa audiencia deposita en ese medio la potestad para elegir los acontecimientos y su interpretación, pero previamente esto debe estar definido.

¿Cuál es el nicho de mercado de Unión Madrid?
Un dato: la gente asocia de una forma natural la politización de los medios, su ideología izquierda-derecha, pero nunca asocia la sindicalización del medio. En Madrid hay entre 140 y 180.000 afiliados a partidos políticos. Afiliados a sindicatos pasan de los 300.000. Aquí tenemos el nicho, el gran volumen de trabajadores sindicados entre los 18 y 65 años, gente trabajadora, con tendencia progresista y actitudes de justicia social. 

Un margen bastante amplio… 
No, tampoco tanto. Dentro de esa edad tenemos dos bloques: uno potente, entre los 23 y 34, y otro entre los 38 y 52. Como dato curioso, es más la audiencia femenina que la masculina. La femenina prevalece en el primer bloque y la masculina en el segundo. 

Usted también es presidente de la asociación Altavoz, donde se llevan a cabo seminarios y congresos. ¿Qué tipo de jornadas abordan?
Desde hace muchos años llevamos las Jornadas de Justicia e Información, que siempre han sido acogidas en la Universidad Complutense. El año pasado no pudimos hacerlo allí, pero si no es en la radio, finalmente llevaremos a cabo la quinta edición en la Universidad Camilo José Cela.

Altavoz pone en práctica esa necesidad de hacer reflexionar con seminarios como Lo que la publicidad no te cuenta, acogido en enero, o estas últimas Jornadas de Justicia e Información. ¿Está preparado el estudiante y recién licenciado para llevar a cabo esta ardua tarea?
En relación a la Universidad, siempre he estado muy metido, promoviendo la participación con todo tipo de campañas. Sin embargo, de los 8.000 estudiantes que puede tener la Universidad, sólo hay 200 que se muevan más allá de sacar las asignaturas, tengan inquietud o emprendan iniciativas. 

¿Cree que el nuevo Plan de Estudios corrige esta carencia?
El Plan es el mismo perro con diferente collar. Con la escuela, nosotros pretendemos formar en una dimensión cultural, personal y humana. Damos responsabilidad a la gente para sacar el proyecto adelante. Es nuestro gran valor, junto a la metodología que empleamos.

La directora de Recursos Humanos de Onda Cero nos decía que la gente que nosotros preparamos sale más cualificada que aquellos que estudian en la Universidad Carlos III o la Rey Juan Carlos. Casi un ochenta por ciento de nuestros alumnos son de la Complutense. 

Finalmente, ¿qué hay que hacer para subirse al carro de Unión Madrid
Muy fácil, para apuntarse sólo hay que visitar nuestros estudios o enviar un correo a info@unionmadrid.es

Imágenes cedidas por José A. Ventín Sánchez

Dejar respuesta