Jorge Lorenzo se pone al volante de un GP2

0
71

La semana pasada, el campeón del mundo de motociclismo Jorge Lorenzo realizó un test completo a los mandos de un monoplaza GP2 del Barwa Addax Team. El piloto de Yamaha demostró su habilidad sobre las cuatro ruedas en el circuito Ricardo Tormo de Valencia, aunque no era la primera vez que el mallorquín se subía a un bólido de alta competición.

Jorge Lorenzo y Alejandro Agag

Alejandro Agag, propietario del equipo Barwa Addaw Team de la segunda división del Mundial de automovilismo, decidió darle la oportunidad a Lorenzo de pilotar un monoplaza perteneciente a la primera generación de la GP2 Series (2005 a 2007) y, posteriormente, de la Asias Series (2008 a 2010).

El vehículo cuenta con un chasis Dallara con motor Renault V8 capaz de dar 600 CV a 10.000 rpm. Es perfectamente equiparable a los coches de Fórmula 1, pero con la dificultad de no contar con ayuda electrónica en la conducción.

El piloto de Yamaha, en cambio, dispuso del asesoramiento Javi Villa, un piloto con larga experiencia en la categoría GP2. No hay motor que se le resista a Lorenzo, pues rodó a tan sólo un segundo del piloto asturiano y a pocos segundos de la mejor vuelta realizada en Cheste con el mismo coche.

Alejandro Agag se sorprendió con la destreza que demostró Lorenzo durante el entrenamiento y le abrió las puertas de su escudería: “Se acaba de subir por primera vez y hace tiempos de pilotos que llevan mucho tiempo en esto. Si se decide ya tiene nuestra oferta”.

Por su parte, Lorenzo se mostró contento con los resultados obtenidos: “Para ser la primera vez me siento muy satisfecho, pues empiezo a sentir el límite del coche. Al ir tan cerca del suelo, parece que vas mucho más rápido. Impresiona mucho”. No obstante, el piloto de Yamaha declinó la oferta que le realizó el propietario del Barwa Addax Team: “Mi pasión es MotoGP desde los tres años, por lo que espero permanecer durante muchos años. Pero ya veremos qué pasa cuando me retire de las motos”.

Jorge Lorenzo pilotando un GP2

No es la primera vez que el piloto mallorquín realiza pruebas de resistencia a los mandos de un vehículo de cuatro ruedas. Hace un mes participó en las GSeires BPA, un campeonato de rally sobre hielo, y también se ha subido en innumerables ocasiones a un ‘kart’. En todo caso, jamás había montando en un monoplaza. La amistad que une a Marco Hirsch, representante de Jorge Lorenzo, y a Alejandro Agag ha hecho que el piloto pueda satisfacer su curiosidad.

                                                               Imagen: Circuit de la Comunitat Valenciana Ricardo Tormo

Dejar respuesta