Joaquín Sorolla en el Museo del Prado

1
1002

El Museo Nacional del Prado dedica esta exposición antológica al último gran maestro de sus colecciones modernas y figura sobresaliente de la pintura española de finales del siglo XIX principios del XX.
Considerado el más notable representante del impresionismo español, es el pintor por excelencia de la luz del sol del Mediterráneo, a cuyas orilla halló la inspiración. Su producción artística es rica en tipos y temas netamente españoles, así como su concepción pictórica. Sorolla encontró el camino que buscaba en el Impresionismo, indeciso entre la pintura histórica y la moderna al aire libre. Por encima de todo, su genio se manifestó a través de la representación del impacto de la luz solar sobre los cuerpos, el rostro o la vestimenta.

En la muestra podemos disfrutar de obras pertenecientes al costumbrismo social, tales como “Y aún dicen que el pescado es caro”, “Pescadores valencianos”, la preciosista “Cosiendo la vela” o “Triste Herencia”, obra que supuso el reconocimiento internacional de Sorolla al obtener el Gran Premio de los pabellones español y portugués en la Exposición Universal de París de 1900. Dentro del trabajo de la luz del Mediterráneo, podemos ver algunas de sus obras más importantes como “Nadadores, Jávea”, el fabuloso lienzo portada de la exposición “Paseo a la orilla del mar” (cuyas protagonistas son las archiretratadas Clotilde, su mujer, y María, su hija mayor), o “Saliendo del baño”, la preferida del pintor. También encontramos importantes retratos, algunos ejemplos son “El pintor Beruete”, “Mi familia”, o “La siesta”. Y, por último, cuadros de vistas y rincones, a los que dedicó sus últimos años. Fue entones cuando el pintor valenciano encontró su muerte a los 60 años, mientras pintaba el jardín de su casa aún con el pincel en la mano.

Así, en las 102 pinturas que forman la exposición se han conseguido reunir por primera vez todas las grandes obras maestras de Sorolla, desde sus primeros éxitos juveniles hasta la plenitud de su obra madura y sus años finales.

Obras como “Madre” despertarán sus emociones y otras tan bellas como “Desnudo de mujer” despertarán sus sentidos. O, si ninguna de éstas lo consigue, prueben a visitar las espectaculares escenas españolas de las últimas salas. Sin duda, el disfrute de sus obras será una experiencia única.

1 Comentario

Dejar respuesta