Jesús Gallego: “El reto es hacer que la información digital sea rentable”

0
230

La Cadena SER desveló en pleno verano quién sería el encargado de llevar el timón de Carrusel deportivo. El emblemático programa deportivo, una de las señas de identidad de la emisora situada en la Gran Vía madrileña, recaía en las manos de Jesús Gallego, tomando el relevo de Manu Carreño, su último director, y buscando una estabilidad que se echa de menos desde la salida de Paco González en 2010. Gallego, con una trayectoria asentada en los deportes de la Cadena SER y con experiencia también en televisión tras su paso por Cuatro, busca adaptar el programa a los nuevos tiempos, y plasma sus ideas sobre el periodismo y el momento que vive la profesión en esta entrevista a La Huella Digital

Jesús Gallego, director de Carrusel Deportivo. Fotografía: Cadena SER
Jesús Gallego, director de Carrusel Deportivo. Fotografía: Cadena SER

¿Cuándo decidió decantarse por el periodismo deportivo?

Yo no me decanté por el periodismo deportivo. Cuando empecé en la Cadena SER a hacer prácticas, que estaba en tercero de carrera, me mandaron realizar una serie de pruebas. Una vez que hice los exámenes de actualidad tuve una entrevista con el director de informativos y me preguntó qué era lo que me gustaba. Yo, como lo que quería era entrar en la radio, no me decanté por nada, me daba igual una cosa que otra: Hora 25, informativos, deportes, etc. Entonces empezó a preguntarme qué escuchaba, y le dije: “Hoy por hoy”, los deportes de De La Morena… Él me preguntó sorprendido: “¿Escuchas los deportes de De la Morena? ¡Si no lo escucha nadie!”. En esa entrevista el director vio que a mí me gustaba el deporte y me derivó hacia deportes. Fueron ellos los que decidieron meterme en deportes. No obstante, esa decisión de ellos ya te condiciona, porque una vez que llevas mucho tiempo trabajando en una sección realmente te estás especializando en esa sección y ya desarrollas tu carrera ahí casi siempre.

A lo largo de su trayectoria profesional ha trabajado en distintos medios, ¿percibió algún cambio significativo cuando pasó de trabajar en la radio al programa televisivo Deportes Cuatro Noche?

Sí, es que la radio y la tele son medios muy distintos. Hay cosas que me ayudaron mucho en la televisión que había hecho antes en la radio, y cuando llegas allí notas que te valen. Por ejemplo, la soltura a la hora de hablar sin tener un cue delante, porque en Deportes Cuatro no tenemos un cue para leer lo que tenemos que decir como tienen los informativos. Yo había hecho antes de Deportes Cuatro un programa de actualidad que se llamaba Te vas a enterar durante un año, y ése es el programa que realmente me curtió en la televisión. Eran dos horas en directo, el director te iba diciendo por el pinganillo: “Ahora vamos a Galicia, que ha habido un accidente de tráfico, ahora vamos a los tribunales porque han decretado prisión a un banquero”. Esa capacidad de improvisar mirando a cámara construyendo un discurso que está bien hilvanado te lo da la radio. Por otro lado, la televisión tiene un momento de súper estrés. En la radio puedes estar hablando con los técnicos, pidiendo que cambien de canción; pero estar delante de una cámara durante mucho tiempo en directo sólo saben hacerlo los grandes de la tele. Creo que en la tele aprendí cosas que me ayudaron en la radio y en la radio aprendí cosas que me ayudaron en la tele. Son dos medios muy diferentes.

Desde su punto de vista, ¿cómo ve el futuro de las próximas generaciones de periodistas?

Yo creo que ahora mismo la profesión está atravesando una crisis porque hay un cambio de modelo que se está llevando a cabo en el medio digital. Es un cambio tan grande casi como el que supuso la invención de la imprenta. El papel será otra cosa diferente, habrá periódicos de fin de semana, pero las nuevas generaciones no se comprarán los periódicos. Todo va en digital. La radio tiene la ventaja de que la misma radio que sale por la honda herciana va a salir igualmente por la red, entonces esto supone que los medios se multiplican por cinco millones. La publicidad aún no es rentable, y eso va en detrimento de los periodistas. Digamos que la profesión de periodista ha bajado tres escalafones: si antes un periodista aspiraba a pertenecer a la clase media alta, hace unos años ya era media y dentro de poco será baja. La gente va a trabajar por unos sueldos muy bajos, que no eran los que se pagaban antes porque los medios no son los que eran antes. Por otro lado, también creo que la sociedad de la información se va a adaptar a la red y que los nuevos periodistas son los encargados de encontrar los vehículos para las nuevas generaciones. Alguien que haya nacido digital evidentemente va a trabajar eso mucho mejor que yo, que me he incorporado más tarde. El reto de los nuevos periodistas es hacer que la información digital sea rentable. Para ello deben inventarse productos que en la red sean capaces de generar rentabilidad a través de la publicidad. Los que se inventen el formato que dentro de 30 años triunfará en el mundo son los periodistas que están naciendo ahora. Ni yo, ni Pedro Jota Ramírez vamos a hacerlo.

¿Qué representa Carrusel Deportivo en la radio deportiva española?

Carrusel es un programa mítico con el que hemos crecido, sobre todo mi generación. Los fines de semana era el sonido de la radio y del país, porque pensad que antes Carrusel Deportivo contaba todos los partidos que no se veían por televisión, ahora todo ha cambiado. Cuando yo tenía vuestra edad, seguramente se veía en toda la semana un partido por televisión, del resto no se veían las imágenes hasta el lunes de la semana siguiente. Ahora todos los partidos se pueden ver por televisión, entonces el programa ha cambiado. El programa ahora tiene que tener otros ingredientes que lo hagan atractivo. El gran reto, o mi gran reto en Carrusel es hacerlo evolucionar en cuanto a contenidos, forma, discurso… Lo que hay que conseguir es que la gente pueda ver un partido por la tele y escucharlo por la radio, porque le estás dando otras cosas diferentes a las que les da el mero narrador de “la lleva Pepito, se la pasa a Juanito”, hay que darle otra cosa, y ése es el atractivo que hay que conseguir. Lo que ha sucedido en la radio es que la gente muy joven ya no la escucha. Hay que evolucionar el programa para hacerlo atractivo para los que tienen treinta, cuarenta y cincuenta, pero también para los que tienen dieciocho años. Ese es el gran reto de Carrusel.

¿Existe actualmente una desigualdad de género en el periodismo deportivo?

En parte sí. El periodismo deportivo siempre ha sido muy masculino, entre otras cosas, porque el deporte masculino siempre ha tenido, y sigue teniendo, más repercusión e importancia que el femenino. No nos engañemos, venimos de una sociedad machista, hemos vivido hasta 1975 en una dictadura donde el papel de la mujer era el que era. La cuña del periodismo del deporte femenino cuesta mucho sacarla adelante. El papel de la mujer en el periodismo en general siempre ha estado muy encasillado a la típica chica guapa que hace entrevistas o que presenta los informativos y eso es algo contra lo que hay que luchar. Hace falta una regeneración de los cargos directivos de las redacciones porque los que tienen cincuenta, sesenta y muchos años, por mucho que sean gente abierta, liberal y progresista, tienen una mentalidad del siglo pasado, no una mentalidad de este siglo.

¿Piensa que la selección española de fútbol volverá a tener alguna vez  el nivel que tenía cuando ganó el Mundial y la Eurocopa?

Es muy difícil, casi sería imposible que volvamos a tener el nivel que tuvimos cuando ganamos la Eurocopa y el Mundial. Es algo natural que le pasa a todas las selecciones. Las selecciones tienen un pico, los jugadores que llegan a ese pico cuando tienen 26, 27 años empiezan a hacerse mayores, y los que vienen por detrás es muy difícil que los sustituyan. Nos va a costar llegar a la Eurocopa, pero podemos hacer un buen papel, lo mismo llegamos a cuartos o semifinales pero ganar como ganamos y jugar como jugábamos con el estilo y la preciosidad con lo que lo hacíamos, eso va a ser imposible. Lo que pasa es que cuesta mucho que la gente lo asuma pero es algo natural.

¿Le resulta complicado retransmitir un partido de fútbol cuando está jugando su equipo favorito?

No, porque yo ya no tengo ningún equipo favorito. Durante mucho tiempo estuve haciendo información del Real Madrid y de la selección, por eso se me asocia con este equipo. Luego ya he conseguido mirar el fútbol con una cierta distancia y disfrutar siempre cuando un equipo juega bien, y por ello me considero un gran afortunado. Para mí el mejor equipo que yo he visto jugar desde que tengo uso de razón hasta el momento ha sido el Barcelona de la era Guardiola; y yo conseguía ver esos partidos, disfrutar y emocionarme. Igual me pasa ahora cuando el Real Madrid pone cuatro centrocampistas, lo veo apasionadamente. Para mí, el futbol está por encima de los equipos.

Tras el altercado que tuvo lugar el pasado noviembre en las inmediaciones de Madrid Río, donde murió un ultra de Riazor Blues tras una brutal pelea con el Frente Atlético, ¿qué opina sobre la actuación de las directivas de dichos clubes?

En esta sociedad hemos ido admitiendo que en los campos puede haber violencia y le hemos dado un tono de normalidad. La gente se ha acostumbrado a ir a los campos y a que a un determinado sector de bares que hay por cierta zona no se puede ir porque están allí los ultras, y esto es una vergüenza. Al fútbol hay que poder ir con la camiseta del equipo rival, con tu hijo pequeño, con tu esposa, con tu novia. Hay que tratarse con respeto y no tener ningún temor. En este país están cambiando muchas cosas, muchos aspectos en los que en el pasado se han cometido errores y esto hay que solucionarlo ya. A los violentos hay que sacarlos del campo, al fútbol hay que ir de fiesta, de diversión, sabiendo que si te encuentras con la afición del equipo rival puedes tener unas bromas, cantar, unos más, otros menos, pero nada más. Acabar con ello es algo difícil porque el miedo es libre, y cuando tienes radicales que te pueden pegar una paliza un día o puedes tener problemas, mucha gente ha dado un paso atrás. Es el momento de dar un paso adelante, y a aquellos clubes que tengan violentos en el estadio y los estén apoyando hay que denunciarlos. El directivo que no lo haga tiene que ser señalado como un colaborador de los violentos y la gente tiene que saberlo y presionar a este señor para que lo haga.

Dejar respuesta