Javier Zanetti se enfrenta al último reto de su carrera

0
125

El veterano defensa argentino del Inter de Milán se rompió el tendón de Aquiles la pasada semana cuando se enfrentaba al Palermo en el Renzo Barbera y tendrá que hacer frente, tras someterse a una exitosa operación que duró poco más de una hora, a una recuperación larga.

Javier Zanetti (39), durante un entrenamiento con el Inter de Milán. Fuente: Steindy (wikimedia)
Javier Zanetti (39), durante un entrenamiento con el Inter de Milán. Fuente: Steindy (wikimedia)

Todo sucedió cuando apenas habían transcurrido quince minutos del partido. El capitán del Inter (el jugador que más partidos ha disputado defendiendo la camiseta nerazzurra en la historia) notó un dolor intenso ante una limpia entrada de Salvatore Aronica y aunque no llegó a caer al suelo, al instante se lanzó fuera del terreno de juego con las manos tapándose la cara sobre el césped con el convencimiento de que se trataba de algo serio.

El eterno cuatro del Inter, que lucía en su brazalete de capitán el escudo vaticano en homenaje al Papa Francisco, solicitó al instante la atención de los médicos por un intenso dolor en el tobillo izquierdo y tuvo que abandonar el duelo en camilla. Aunque el Inter perdió el partido la peor noticia fue la lesión del “Pupi” Zanetti y su entrenador, Andrea Stramaccioni, que ha visto mermado el rendimiento de su equipo al tener que soportar numerosas lesiones a lo largo de toda la temporada, reconoció que la lesión del defensa, del que la temporada pasada dijo que “había que clonarle”, es un golpe muy duro: “Para nosotros el valor del capitán es increíble. El no es un jugador como el resto, todos sufrimos si le vemos estar mal”.

Pero haciendo gala del carácter luchador que le ha caracterizado a lo largo de toda su carrera Zanetti, que lleva dieciocho años defendiendo los colores del Inter, se apresuró a lanzar un mensaje claro y esperanzador a su afición nada más salir de la intervención: “Voy a superar esto. Volveré más fuerte que antes, creo que tengo que cambiar los neumáticos después de tantos kilómetros recorridos… Mi carrera no está terminada y va a ser importante curarse bien”.

Ahora le esperan tres semanas con el pie inmovilizado donde no podrá apoyar y luego comenzará la parte más importante de la recuperación, que bajo los pronósticos más optimistas, le tendrá alejado no menos de seis meses. A pesar de que su contrato terminaba el próximo mes de junio todo parece indicar que automáticamente continuará un año más en el club.

A pocos meses de cumplir 40 años esta lesión llega en un momento que puede resultar decisivo pero ocurra lo que ocurra, el nombre de Javier Zanetti, seguirá ligado al del Inter ya que su intención, cuando cuelgue las botas, es la de formar parte del club como directivo.

Tras debutar en Argentina en el Talleres en 1992, fichó por el Banfield, su máximo rival, la temporada siguiente. Allí permaneció hasta el año 1995 en que aterrizó en Milán y comenzó a forjar una carrera impresionante que le sitúa como el jugador extranjero que más veces ha vestido la camiseta del Inter.  Aunque ha ganado 16 títulos importantes (cinco Scudettos, dos Copas de la UEFA, un Mundial de Clubes, cuatro Copas de Italia y cuatro Supercopas de Italia) a nivel de club y ha participado en unos Juegos Olímpicos (subcampeón en Atlanta 96) y Panamericanos (campeón en 1995), la espina que tiene clavada es la de no haber podido ganar un Mundial con su selección. Aunque participó en los de Francia en 1998 y Corea-Japón en 2002; no es fácil explicar por qué no acudió al de Alemania en 2006 aunque dejó su huella siendo el jugador que más veces ha vestido la camiseta de la selección argentina en la historia, le faltó el sueño de conquistar el Mundial. Desde todos los rincones del mundo le han llegado apoyos a un caballero del fútbol que a lo largo de toda su carrera ha obtenido la admiración de sus rivales no sólo por su tremenda calidad para defender e incorporarse con clase y acierto al ataque, sino por su compañerismo, deportividad y compromiso (en 2001 creó con la ayuda de su mujer la Fundación PUPI para la protección de la infancia y a ella dedica buena parte de su tiempo libre).

Es un deportista que se ha cuidado mucho a lo largo de toda su carrera (acudiendo a entrenar incluso en los días libres) por lo que los médicos confían en una total recuperación. “Mi secreto es entrenar a la máxima intensidad que pueda, con la misma exigencia que después hay en un partido de verdad. Mientras mi cuerpo responda, yo seguiré jugando”. Su vuelta será una gran noticia para el mundo del fútbol.

Dejar respuesta