Jason Kidd y Gran Hill: el adiós de dos históricos

0
77
Con los Nets, Jason Kidd alcanzó dos finales de la NBA. / Fuente: Dennis Chofmann
Con los Nets, Jason Kidd alcanzó dos finales de la NBA. / Fuente: Dennis Chofmann

 Noche del draft de la NBA del año 1994. Milwaukee es el primero y escoge a Glenn Robinson; mientras que Dallas Mavericks elige a continuación a un joven base llamado Jason Kidd. En la tercera elección Detroit Piston opta el alero Grant Hill. Volvemos a junio de 2013, tanto el número dos como el número tres de ese draft anuncian que sus carreras se han acabado después de 19 años al máximo nivel. Es el final de dos mitos de la considerada mejor liga de baloncesto del mundo.

Jason Kidd llegaba a la NBA desde la Universidad de California seleccionado por los Dallas Mavericks como la gran esperanza para reflotar al equipo texano. La fama de base con criterio de dirección ilusionaba en los despachos de los Mavs. Sus 11 puntos por partido, 5 rebotes y 7 asistencias de la primera temporada le dan el premio de Mejor Rookie, galardón que comparte con Grant Hill. La vinculación de Kidd con los Mavs dura dos años cuando es traspasado a Phoenix, en el intercambio que llevó a Michael Finley a Dallas. En los Suns, Kidd comenzó a promediar dobles dígitos tanto en puntos como en asistencias, consagrándose como un de los mejores bases de la liga con Kevin Johnson como compañero inseparable en el backcourt.

En 2001 es traspasado a Nets a cambio de Stephen Marbury. Allí forma una sociedad perfecta con Kenyon Martin bajo el mando de Byron Scott, dejando atrás la fama de eterna perdedora de la franquicia de New Jersey, que  alcanza la final de la NBA en 2002 y 2003. En ambas ocasiones, el anillo de campeón se le escapó a Jason Kidd, con Los Ángeles Lakers y San Antonio Spurs como verdugos en cada ocasión.

La llegada de Vince Carter, Richard Jefferson o Kerry Kittles a los Nets auguraban un futuro prometedor pero las lesiones de sus principales jugadores incluida la microrrotura de rodilla de Kidd fueron un lastre.

En 2008, J-Kidd regresa a su primera casa para unirse a Nowitzki y compañía en la búsqueda del anillo que finalmente llega en 2011 con la victoria sobre Miami Heat en las finales.

Kidd llega este pasado verano a New York para jugar bajo las luces del Madison Square Garden. Con la franquicia de la Gran Manzana cae en semifinales de Conferencia ante Indiana, momento en que decide poner fin a su carrera, marcada especialmente por ser el tercer jugador con más triples-dobles en la historia de la NBA, sólo por detrás de Magic Johnson y Oscar Robertson.

Grant Hill, una carrera marcada por las lesiones

Las lesiones han lastrado a Grant Hill, una estrella universitaria cuando llegó a la NBA. / Fuente: Keith Allison
Las lesiones han lastrado a Grant Hill, una estrella universitaria cuando llegó a la NBA. / Fuente: Keith Allison

También en 1994, Grant Hill, consagrada estrella universitaria tras ganar dos títulos con Duke, aterriza en Detroit, donde promedia casi 20 puntos por partido en su primera temporada. Sus números en Michigan fueron mejorando con cada nueva temporada ocupando la posición de falso cuatro a pesar de su escasa estatura, pero el equipo no conseguía levantar el vuelo. Hill se consagraba como uno de los máximos anotadores de la liga y en 2000 es traspasado a Orlando Magic, a cambio de Ben Wallace y Chucky Atkins.

En Florida esperaban formar una pareja letal con Hill y Tracy Mcgrady –otra de esas grandes estrellas apagadas por las lesiones- y devolver a la franquicia de Florida a la élite, como en tiempos de Shaquille O’neal y Hardaway, pero las lesiones de tobillo del tejano lo impedirían. Hill se perdió más de la mitad de los partidos en sus temporadas en Orlando, pero sus números seguían siendo espectaculares.

En 2007 firma como agente libre por Phoenix Suns donde se olvidó de sus problemas de tobillo y pudo disputar por fin las temporadas completas, pero lo más cerca que estuvo de conseguir el título fue en 2010, cuando su equipo cayó ante los Lakers, campeones a la postre, en la final de Conferencia.

En 2012 firma por Los Ángeles Clippers buscando su última opción de ser campeón, pero los Grizzlies les eliminan en primera ronda y Grant Hill anuncia su retirada a los 41 años.

La retirada de Kidd y Grant Hill supone el fin de una época de la NBA, que se queda sin sus representantes más longevos. Es el final de una pequeña parte de la historia de la liga.

Dejar respuesta